MLB

Red Sox quieren el bicampeonato

Alex Cora con los Red Sox

John Bazemore

AP

En su segundo año al frente, el manager Alex Cora busca conseguir lo que no se ha visto en Boston desde 1916: un bicampeonato.

Con la llegada de un campeonato viene la presión, las expectativas injustamente elevadas y, un tiro al blanco en la espalda mientras los rivales apuntan permanentemente.

Así es la vida en Fenway Park para 2019.

Y mientras su acérrimo rival, los Yankees, se reforzaron en todos los aspectos con el único objetivo de arrebatarles el trofeo y abrir una vitrina que pertenece cerrada desde 2009.

Los Red Sox, como era de esperarse, respondieron a esa amenaza... haciendo absolutamente nada.

Después de que, en su primer año como manager, el boricua Alex Cora guiara a los Red Sox a establecer un récord de la franquicia con 108 victorias y a su cuarto gallardete desde 2004, Boston apostó por la continuidad.

La totalidad del orden al bate y la rotación de abridores que levantaron el banderín en octubre pasado volvieron este año para defender el campeonato. Los únicos dos cambios drásticos en el plantel se registraron en el bullpen.

El explosivo relevista Joe Kelly emigró a Los Ángeles después de firmar un acuerdo por tres temporadas con los Dodgers. Mientras que el taponero Craig Kimbrel permanece en la agencia libre a pesar de ser el líder en activo en juegos salvados con 333.

Si bien la pérdida de Kimbrel pudiera parecer sensible en el papel, la realidad indica que el taponero de 30 años de edad fue uno de los puntos más débiles del equipo durante toda la postemporada, con efectividad de 6.74 durante los playoffs, incluyendo 11.57 en dos apariciones durante la Serie Divisional ante los Yankees. La novena entrada será responsabilidad a partir de esta temporada de Ryan Brasier, quien permitió apenas una carrera en 8 innings y dos tercios en la pasada postemporada.

A la ofensiva, el cambio más notable respecto al equipo que levantó el cetro es la partida del veterano segunda base Ian Kinsler, quien llegó a Boston a mediados de la temporada pasada después de que el titular Dustin Pedroia perdiera casi toda la campaña por lesiones. Los Red Sox esperan que el veterano de 35 años finalmente esté saludable para esta campaña luego de no jugar más de 105 partidos en tres de los últimos cuatro años.

Después de permanecer activos en la agencia libre durante los últimos años, buscando las piezas faltantes del rompecabezas de campeonato en figuras como el bateador designado J.D. Martínez y el zurdo David Price, el desembolso más importante que realizó Boston para esta temporada fue la renovación del lanzador Nathan Eovaldi en un contrato por cuatro años y 67.5 millones de dólares.

Con Price, Eovaldi y el estelar Chris Sale, los Red Sox tienen una envidiable parte frontal de la rotación. Y la mejor noticia para ellos es que la tienen asegurada al menos dos años más.

Con el Jugador Más Valioso Mookie Betts, el shortstop Xander Bogaerts, el jardinero Andrew Benintendi y el tercera base titular Rafael Devers aún elegibles a arbitraje durante al menos dos temporadas más, los Red Sox tienen establecida la base para mantenerse en contienda y ampliar la cosecha de títulos en el futuro inmediato.

La confianza en el plantel es tal que incluso cuando los acérrimos rivales Yankees adquirieron a James Paxton, Adam Ottavino, Zack Britton y DJ LeMahieu, Boston apostó por la continuidad.

La fórmula ha tenido un éxito histórico: Si no está roto, no lo compongas.