Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Copa Libertadores
Champions League
D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Campeonato Brasileño Serie A
Copa Libertadores

New York Yankees

New York Yankees, con un bullpen de Serie Mundial

New York Yankees, con un bullpen de Serie Mundial

Mark Brown

AFP

El cuerpo de relevistas que los “Mulos de Manhattan” en el último tercio no tiene comparación en todo el béisbol.

Aaron Judge y Giancarlo Stanton son responsables de montar el espectáculo en el Bronx. Aroldis Chapman y el resto del bullpen serán los que bajen el telón.

Cuando se habla de los New York Yankees, se habla de toleteros. De la dupla de Judge y Stanton y su capacidad para infundir temor en la oposición. De un orden al bate que impuso un récord de Grandes Ligas con 267 cuadrangulares la campaña anterior. De los “Bombarderos del Bronx”.

CHAPMAN, EL LÍDER DEL BULLPEN NEOYORKINO

Una ofensiva cargada de dinamita podría no ser, siquiera, el aspecto más dominante de los New York Yankees para la nueva temporada. Encabezados por el taponero cubano Aroldis Chapman, el bullpen del Bronx tiene tanta dinamita como su orden al bate. Tal vez, un poco más.

La figura de Chapman en el centro del diamante se ha establecido durante sus nueve años en Grandes Ligas como uno de los cerradores más intimidantes y dominantes de todo el béisbol. Equipado con una recta que rebasa habitualmente las 100 millas y un slider que solo puede describirse como grosero, el zurdo acumula 236 salvamentos y un promedio de 15 ponches por cada nueve innings en su carrera.

Chapman ha sido una constante en el Bronx durante buena parte de las últimas tres temporadas. El problema para la oposición de la Liga Americana es el camino que tendrán que enfrentar para llegar al cubano.

Como una serie de villanos de videojuego, el cuerpo de relevistas de Nueva York se vuelve más complicado con cada entrada que el pitcheo abridor deja en el tintero. Zack Britton llegó al equipo a mediados de la temporada pasada para unirse a Chad Green y Dellin Betances como los responsables de ablandar a la ofensiva hasta que llega el momento de Chapman.

Para esta temporada, hay que añadirle un año completo del zurdo Britton y la llegada del derecho Adam Ottavino procedente de los Rockies. Ambos tienen experiencia cerrando encuentros _ se combinan para 159 rescates _ y le dan balance y profundidad a un bullpen formidable.

La percepción, aunque alejada de la realidad, es que la rotación de abridores de los Yankees compuesta por Luis Severino, Masahiro Tanaka, James Paxton, CC Sabathia y J.A. Happ es endeble. La realidad es que el manager Joe Girardi no necesita mucho de ellos, seis entradas de mantener al equipo en el juego y el bullpen hará lo demás.

En teoría, el punto débil del bullpen neoyorquino radica en la presencia del dominicano Dellin Betances, quien ha sido inconsistente las últimas tres temporadas. Después de dos años en que tuvo efectividad por debajo de 1.50, Betances promedia 2.83 carreras limpias por cada nueve innings en sus últimos tres años, aunque acumula al menos 100 ponches en cada uno de sus cinco años completos en Grandes Ligas. Vaya “punto débil”.

A partir de ahí la situación se complica para la oposición. El año pasado Green ponchó a 94 enemigos en apenas 75 innings y dos tercios, tuvo marca de 8-3 y efectividad de 2.50.

Britton tiene 142 rescates en su carrera, una efectividad como relevista de apenas 2.02, incluyendo un microscópico 0.54 en 2016, cuando se ubicó cuarto en la votación al Cy Young de la Liga Americana con los Baltimore Orioles y los zurdos le batean en su carrera para apenas .222, algo bienvenido en Yankee Stadium donde la barda de jardín derecho está prácticamente en el patio trasero.

Ottavino, por su parte, es dueño de tal vez el slider más viril de la Gran Carpa, el año pasado ponchó a 112 enemigos en 77 innings de labor y en su carrera la oposición apenas le batea para .238, una cifra sobresaliente al considerar que la mayoría de su trayectoria trabajó en el paraíso de bateo llamado Coors Field.

Los Yankees tienen la ofensiva necesaria para tomar la ventaja en cualquier momento. Ese bullpen se asegurará de mantenerla.