Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Liga Ascenso MX Apertura
Correcaminos Correcaminos UAT

-

Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Cimarrones Cimarrones CIM

-

Liga Mexicana - Apertura
Liga Chilena

MLB

¿Qué esperan los San Diego Padres de Manny Machado?

Manny Machado en spring training de los Padres

Ross D. Franklin

AP

La gerencia de San Diego hizo una apuesta de 300 millones de dólares para que el antesalista sea el líder y ancla de una brillante generación.

En las sabias palabras de Yogi Berra: “Es difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro”.

Pero ni siquiera Berra podría negar que el futuro de los San Diego Padres luce brillante, en especial ahora que Manny Machado llegó para apuntalar a una prometedora generación de peloteros que amenazan con finalmente posicionar al sur de California en el mapa del béisbol.

El gerente general A.J. Preller no solo tenía el presupuesto cuando le extendió a Machado una irresistible oferta de 10 años y 300 millones de dólares. También tenía un plan. La visión no solo incluye los signos de dólares que arrastra un pelotero del calibre del dominicano, sino también sueños de títulos donde nunca ha habido uno.

El dominante tolete de Machado es tan solo la parte más evidente de la ecuación. Un puñado de jóvenes compone la otra mitad.

San Diego cuenta con una generación envidiable que se abre paso en el sistema de sucursales a ritmo frenético. Este año, los Padres cuentan con seis prospectos dentro de los mejores 100 de Grandes Ligas, incluyendo al dominicano Fernando Tatis Jr., segundo mejor prospecto de todo el béisbol, y el mexicano Luis Urías, quien se perfila como el shortstop titular para el nuevo inicio de temporada.

Además, Francisco Mejía (# 72) es el segundo mejor prospecto en la posición de receptor de todo el béisbol con tan solo 23 años y podría adueñarse de la titularidad detrás del plato durante esta misma temporada.

Después de que el año pasado Preller firmó al inicialista Eric Hosmer en un acuerdo por ocho temporadas y 144 millones de dólares, los Padres tienen a todos sus jugadores de cuadro bajo control contractual durante los próximos cinco años. Ese es un lujo que no muchos equipos se pueden dar.

En los jardines Frenchy Cordero, Manuel Margot, Franmil Reyes, Hunter Renfroe y Wil Myers también están bajo control de la organización por al menos cuatro temporadas. Ninguno de los tres primeros supera los 24 años de edad, y si bien Margot y Renfroe han tenido un desarrollo lento, han dado destellos del porque fueron algunos de los prospectos más importantes de su generación.

Myers estuvo asediado por las lesiones que lo limitaron a 83 juegos el año pasado, pero en las dos temporadas previas promedió 29 cuadrangulares, 24 robos de base y 84 carreras remolcadas. Hosmer tuvo problemas en su primer año en San Diego, donde no cualquiera puede batear. Pero la presencia de Machado y Tatis en la alineación le debe permitir ver más pitcheos y volver a su nivel que lo llevó al Juego de Estrellas en 2016.

Pero buena parte del éxito del proyecto de Preller descansa sobre los hombros y el tolete de Tatis, un shortstop que ha estado en el radar de Grandes Ligas desde hace varios años gracias a su poder con el madero y su fineza con el guante. Si las leyendas sobre el dominicano son ciertas, San Diego puede comenzar a relamerse los bigotes.

La historia de prospectos de San Diego no acaba en el orden al bate. Los Padres cuentan con dos de las mejores seis promesas entre los lanzadores zurdos de sucursales con Mackenzie Gore y el cubano Adrián Morejón ─aunque no se espera que ambos comiencen a aportar en Grandes Ligas durante al menos dos años más, tiempo suficiente para establecer una ofensiva capaz de protegerlos.

Con un sistema cargado de prospectos y una gerencia que ya demostró estar dispuesta a gastar en el agente libre indicado, el sur de California nunca antes fue tan soleado.