AGENCIA LIBRE

Dallas Keuchel, Craig Kimbrel y la agencia libre maldita

Dallas Keuchel, Craig Kimbrel y la agencia libre maldita

Elsa

Getty Images

Al igual que la temporada pasada, muchos peloteros continúan sin trabajo a unas cuantas semanas de que inicie la campaña regular.

Estados Unidos

No todos tienen el talento de Manny Machado o Bryce Harper. Cuando se trata de la agencia libre, tampoco su suerte.

Por segundo año consecutivo, los campos primaverales se encuentran en su máximo apogeo en Florida y Arizona, mientras algunos de los nombres más importantes de la agencia libre esperan en casa a que suene el teléfono con una oferta, multianual de preferencia.

Keuchel y Kimbrel en busca de un nuevo equipo

Tan solo tres años después de ganar el Cy Young de la Liga Americana, el zurdo Dallas Keuchel sigue a la espera de una oferta que le brinde la misma seguridad que él le brindó a los Astros la campaña anterior, cuando encabezó Grandes Ligas con 34 aperturas. A tres semanas de que inicie la temporada regular, no tiene equipo.

Craig Kimbrel acumula 333 salvamentos durante sus nueve temporadas en Grandes Ligas y encabezó las Mayores en rescates cuatro años seguidos entre 2011 y 2014. El dominante derecho acumuló 42 salvamentos y ponchó a 96 enemigos en 62 innings y un tercio en 2018, cuando a sus 30 años de edad ayudó a los Boston Red Sox a conquistar el título de la Serie Mundial. A tres semanas de que inicie la temporada regular, no tiene equipo.

Como Keuchel y Kimbrel hay varios nombres que, si bien han dejado de ser estelares, bien podrían ser las piezas restantes en un rompecabezas de postemporada. Desde figuras consagradas como el jardinero Adam Jones y el abridor Gio González, hasta veteranos con sólida presencia en el vestidor como el venezolano Carlos González y el receptor Evan Gattis.

Al finalizar la temporada pasada, 273 peloteros se declararon agentes libres en busca de un mejor contrato, un nuevo equipo y un título, 49 de ellos continúan sin estampar su rúbrica.

De los 224 jugadores con un acuerdo para el próximo año, 99 (44.1%) de ellos firmaron un pacto de Ligas Menores, lo que significa que no tienen garantizado absolutamente nada, incluyendo peloteros como José Iglesias y Alcides Escobar, quienes fueron al Juego de Estrellas apenas en 2015.

De los demás, solo Zack Britton (Yankees), Patrick Corbin (Nationals), Nathan Eovaldi (Red Sox), Eduardo Escobar (Diamondbacks), Jeurys Familia (Mets), Harper (Phillies), Joe Kelly (Dodgers), Yusei Kikuchi (Mariners), Lance Lynn (Rangers), Machado (Padres), Andrew McCutchen (Phillies), Adam Ottavino (Yankees) y A.J. Pollock (Dodgers) firmaron contratos por más de dos años. Eso representa tan solo el 4.7% de la agencia libre.

No solo es una cifra alarmante, sino parte de una tendencia que comenzó el año pasado, en la que de 203 peloteros que ingresaron a la agencia libre, solo 15 de ellos (7.3%) obtuvieron contratos por más de tres temporadas, con resultados mixtos.

Por un lado, J.D Martinez (cinco años y 110 millones) ayudó a Boston a ganar la Serie Mundial, fue cuarto en la votación a MVP, encabezó a la Liga Americana en carreras impulsadas (130) y obtuvo dos premios de Bat de Plata. Por el otro, Yu Darvish (6 años y 126 millones) apenas tuvo ocho aperturas y efectividad de 4.95 en su primera temporada con los Cubs.

En los últimos dos años ha habido un cambio drástico en la manera en que los equipos abordan la agencia libre. Lejos quedaron los tiempos de las ofertas por cinco años y las nueve cifras, contratos imprudentes que hipotecaban el destino de la franquicia a largo plazo. Los equipos intentan caminar sobre una línea muy delgada entre pagar de más por un pelotero que no tenga tantos méritos y quedarse a una pieza de dar el siguiente paso. Ahora, son pocos los que tienen el lujo de conocer su futuro inmediato, Harper (13 años y 360 millones) y Machado (10 años, 300 millones) son la excepción no la regla.

Eventualmente, Kimbrel, Keuchel y los demás peloteros de calibre con algo en el tanque firmarán un contrato, tal vez no el que esperaban o el que merezcan. Pero un contrato malo, es mejor que ningún contrato.

El poco movimiento en la agencia libre no solo influye directamente el producto que los equipos presentan en el terreno de juego, especialmente con equipos como Marlins, Orioles y Royals que ya inician la campaña derrotados, sino que será un tema central en las negociaciones del próximo acuerdo colectivo de trabajo con la Unión de Peloteros, y las posibilidades de un final feliz son remotas.