Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Vuelta a España
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Gremio de Porto Alegre Gremio de Porto Alegre GPA

-

At. Paranaense At. Paranaense APA

-

Liga Ascenso MX Apertura
Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Dorados Dorados SIN

-

Venados Venados VEN

-

Liga Mexicana - Apertura
Pachuca Pachuca PAC

-

Atlas Atlas ATL

-

Liga Portuguesa
Ligue 1
Amiens Amiens AMI

-

Nantes Nantes NAN

-

Angers Angers ANG

-

Metz Metz MTZ

-

Serie A

MLB

Bryce Harper es pretendido por Los Angeles Dodgers

Bryce Harper en partido de los Nationals

Manuel Balce Ceneta

AP

El equipo angelino solo puede ofrecerle al codiciado agente libre un lugar cerca de casa para jugar.

Los Angeles Dodgers están dispuestos a todo por romper con una maldición de 30 años sin un título de Serie Mundial, y si eso significa sumarle más 30 millones de dólares anuales de Bryce Harper a una nómina que ya acaricia los 200 millones, que así sea.

Solo hay un pequeño detalle. No sería suficiente.

Los Dodgers podrían desembolsar 30 millones de dólares por Harper, podrían hacer un tratamiento criogénico para que Clayton Kershaw no envejezca y podrían construir un DeLorean para volver a 1949 y firmar a Ted Williams y no sería distinto.

A diferencia de los Padres de San Diego y Manny Machado (10 años y 300 millones), los Dodgers van por Harper para ganar ahora, no en cinco años. Al menos los Padres son realistas, los Dodgers no.

Los Dodgers están construidos para ganar ahora. Clayton Kershaw y Kenley Jansen están bajo contrato por tres años, Justin Turner por dos y, al parecer su interés por Harper es a corto plazo. Sin ninguno de ellos no hay aspiraciones de título más adelante.

De hecho, tampoco las hay en este momento. ¿Por qué?

Por la mera presencia del manager Dave Roberts, quien ya demostró en múltiples ocasiones que no tiene lo necesario para llevar a los Dodgers al título. Roberts maneja con un libreto en la mano, con un script preestablecido y cuando la situación se sale del guion, él no. Se dice que un loco es aquel que hace lo mismo esperando resultados distintos y eso es precisamente lo que hace Roberts.

La llegada de Harper a Chavez Ravine no cambiaría en nada la manera en que Roberts maneja a sus lanzadores, como se aferra a jugar béisbol situacional y no ponerle ni un gramo de “feeling” a un deporte que se hizo grande por eso.

La semana pasada, Machado dejó en claro que para él la agencia libre se trataba de dinero y no de diamantes. De cheques y no de sortijas. Si Harper piensa igual, debería seguir al dominicano al sur de California, donde estará cerca de casa, jugará en uno de los grandes mercados y vestirá una de las franelas más reconocidas (incluso podría lograr lo impensable y obtener el 34 de Fernando Valenzuela).

Pero si quiere obtener un campeonato, Harper tiene que voltear hacia otro lado.