Competición
  • Amistosos
Amistosos
Panamá Panamá PAN

-

EAU EAU EAU

-

Montenegro Montenegro MON

-

Bielorrusia Bielorrusia BLR

-

Panamá Panamá PAN

-

Bolivia Bolivia BOL

-

Perú Perú PER

-

Chile Chile CHI

-

Aquí solo football

Pittsburgh Steelers: los hijos de Ben Roethlisberger

Ben Roethlisberger con los Steelers

Fred Vuich

AP

El quarterback está empoderado en Pittsburgh, al grado que el gerente general del equipo dijo que los otros 52 jugadores en el roster son como sus hijos.

Antonio Brown y Le’Veon Bell tienen un pie fuera de Pittsburgh. Y ambos se irán como lo solicitaron. El receptor llegará a su nuevo equipo vía canje con los Steelers, mientras Bell ─que paró toda la campaña pasada─ no será etiquetado de ninguna forma y a partir del 13 de marzo a las cuatro de la tarde será uno de los agentes libres más codiciados este año.

Después de sus actuaciones en 2018, obviamente JuJu Smith-Schuster y James Conner se quedarán con los puestos de Brown y Bell, respectivamente.

En 13 partidos, Conner llevó el balón en 215 ocasiones y corrió para 973 yardas, con 12 touchdowns, cifra que Le’Veon Bell no pudo alcanzar en cinco temporadas con los Steelers. Su marca personal son 9 anotaciones, en 2017.

Smith-Schuster fue líder en Pittsburgh con 111 recepciones y 1,426 yardas, y segundo con 7 touchdowns, sólo detrás de los 15 de Antonio Brown.

Ahora JuJu debe demostrar que puede replicar esos números como receptor número uno sin tener del lado opuesto a un monstruo como Brown, quien jugada a jugada entretiene al menos a dos defensivos.

Está por verse quién acompañará a Smith-Schuster en la titularidad. Los Steelers no suelen ser grandes compradores en la agencia libre, así que el Draft debe ser la vía para obtener al complemento de JuJu.

Ryan Switzer fue quinto con 36 balones atrapados, 253 yardas y un touchdown en 2018. Obviamente ahí no está la solución.

Hace un par de días, Brown habló en Twitter de sus diferencias con Ben Roethlisberger, a quien criticó por pensar más como dueño que como jugador.

Pero el “Big Ben” está empoderado y los que se queden en Pittsburgh tienen que aprender a escucharlo y hacer caso a sus “consejos”.

“Ben es el líder indiscutible de este grupo”, dijo el gerente general Kevin Colbert. “Es un ganador del Super Bowl. Si nuestros jugadores fueran inteligentes, lo escucharían porque él ha estado allí. El lo ha hecho. Él puede decirles: ‘No, muchachos, lo que están haciendo es o no lo suficientemente bueno para hacer esto’. Y honestamente creo que eso puede ser una carga para él más de lo que le gustaría admitir, porque tiene 52 hijos a su cargo, honestamente. Quiero que digan: ‘Oye, Ben, ¿qué tengo que hacer? ¿Puedo hacer esto mejor? ¿Qué tenemos que hacer para ganar un Super Bowl?’”.

Colbert dejó ver que Roethlisberger puede criticar a quien sea, incluso a él.

Creo que una vez que lo ganas [el Super Bowl] hay 53 tipos que pueden decir lo que se necesitó. En este momento, él es el único, así que no tengo ningún problema con él. Puede criticarme y está bien”, aceptó el gerente general. “Lo que él hace, lo respeto totalmente porque lo veo demasiadas veces ganar juegos para nosotros y superar situaciones”.

Según reportes, Brown y el “Big Ben” tuvieron un altercado durante una práctica previa al último juego de la campaña regular, en la que los Steelers se jugaban el boleto a Playoffs ante los Cincinnati Bengals.

De acuerdo a versiones periodísticas, Brown le aventó un balón de manera agresiva a su quarterback. El equipo suspendió al receptor para el duelo ante los Bengals.

No hay conflicto, sólo es una cuestión de respeto. Respeto mutuo”, escribió Brown en su cuenta de Twitter. “Él tiene una mentalidad de dueño, como si pudiera criticar al que sea, incluidos los coaches. Los jugadores lo saben, pero no pueden decir nada o se quedan sin comer. Es un juego sucio dentro del juego”.

Las palabras del gerente general respaldan este concepto.

Y no sé qué tan buena idea sea empoderar así a un jugador en un equipo, del deporte que me digan. Es difícil saber cuáles son sus límites, pero tal parece que mientras el “Big Ben” esté ahí, los Steelers serán los hijos de Roethlisberger.

Para bien o para mal.