Aniversario luctuoso

Recordando a Arthur Ashe, icono del tenis estadounidense

Un 6 de febrero de 1993, el mundo del tenis sufrió una gran pérdida, ya que murió el primer tenista afroamericano en ganar el Abierto de Estados Unidos

Estados Unidos
0
Recordando a Arthur Ashe, icono del tenis estadounidense

Fue un 6 de febrero pero de 1993 cuando el mundo del deporte blanco sufrió una pérdida importante. Arthur Ashe el primer tenista afroamericano en haber ganado el Abierto de Estados Unidos y en ser convocado para la Copa Davis en 1963, murió a la edad de 49 años.

Arthur nació en Richmond Virginia un 10 de julio de 1943 y su historia va más allá del tenis, ya que además de ser recordado por su talento y logros en este deporte, siempre luchó por el color de su piel, pues era causa de racismo, sobre todo en un deporte que era bastante elitista.

"No quiero ser recordado por mis logros tenísticos, eso no es ninguna contribución para la sociedad. Eso fue puramente egoísta; eso fue para mí", es una de las frases que alguna vez dijo Arthur. 

A pesar de su petición de no ser recordado por sus triunfos, es imposible no mencionar sus 47 títulos, de los cuales tres fueron Grand Slams (US Open, Australian Open y Wimbledon) además de que tuvo una destacada participación en la Copa Davis luego de que jugó por 10 años y obtuvo tres campeonatos. 

Pero es más difícil aún dejar pasar de largo su lucha contra la desigualdad racial que existía en Estados Unidos en la década de los 60, por lo que además de ser un exitoso tenista, pasó a ser un activista.

Ashe sufrió un ataque en el corazón, por lo que fue sometido a una intervención que se repitió cuatro años más tarde; sin embargo, en una de las transfusiones de sangre que le hicieron contrajo VIH/Sida. 

En vez de derrotarse, tomó su enfermedad como una causa más por la que pelear, así que meses antes de su muerte creó el Arthur Ashe Institute for Urban Health, para ayudar a la prevención de tratamientos inadecuados de salud.

Finalmente falleció el 6 de febrero de 1993 en un hospital de Nueva York por causa de una neumonía derivada del sida.

A pesar de que Arthur no llegó a ser el número uno del mundo, pasó a la historia y no solo por su carrera deportiva y su labor social, sino que nada más y nada menos que el estadio más grande de tenis del mundo que se encuentra en Queens, Nueva York en el cual se disputa el US Open, lleva su nombre. 

No hay duda que Arthur Ashe fue uno de esos privilegiados que nacieron con el don para jugar tenis y es de destacar que triunfó en una época en la que no era fácil sobresalir siendo el 'patito feo' en el circuito.