NFL

Brandin Cooks, y la revancha de estar de nuevo en el Super Bowl

Brandin Cooks, y la revancha de estar de nuevo en el Super Bowl

Jonathan Bachman

AFP

El explosivo wide receiver de Los Ángeles Rams busca, sin admitirlo, la redención en el máximo escenario de la NFL.

Estados Unidos

Jamás lo admitirá, pero una vez que Brandin Cooks tome el campo del Mercedes-Benz Stadium la tarde del domingo, lo hará con una espina clavada y con la redención en la mente.

En más de un sentido.

No solo el segundo Super Bowl en dos años de Cooks será ante la organización que decidió cambiarlo al finalizar la temporada pasada, sino que en esta ocasión buscará tener un mayor impacto después de que su primer viaje al máximo escenario terminó de manera prematura, y un tanto aterradora.

En el Super Bowl del año pasado Cooks solo tuvo participación en 19 jugadas ofensivas y finalizó con apenas una recepción para 23 yardas. Fue precisamente al término de esa jugada a inicios del segundo cuarto que un devastador golpe de Malcolm Jenkins mandara a la banca a Cooks por el resto del partido y se comenzara a gestar el sorpresivo triunfo de los Eagles.

Cooks, un devoto cristiano, no tiene duda que fue lo que más le dolió.

Me sacaron en no sé qué cuarto, así que estaba muy decepcionado. Estaba muy molesto. Mentiría si dijera que no”, dijo Cooks la semana pasada. “Pero creo que todo es parte del proceso. Dios no se equivoca, y no es un accidente que esté de regreso”.

Eso es lo más que dirá Cooks sobre su pasado. En una época en donde los receptores asumen cada vez más protagonismo y más actitudes antagónicas, Cooks es una de las contadas excepciones, expresándose con clase a pesar de que ya fue cambiado de equipo en dos ocasiones en apenas cinco temporadas en la NFL.

Cooks habla en el campo, y hasta la fecha lo ha hecho muy bien. Culminó la campaña regular con una marca personal de 1,204 yardas producto de 80 recepciones, con cinco touchdowns para convertirse en el primer jugador en la historia de la liga en tener tres temporadas consecutivas con al menos 1,000 yardas con tres equipos distintos.

También es uno de los pocos jugadores que ha sido canjeado dos veces en sus primeros cinco años en la liga, siempre a cambio de una selección de primera ronda. Y el 3 de febrero, Cooks podría cobrarse una nueva afrenta, tal y como lo hizo en la Final de la NFC cuando dejó en el camino a su primer equipo en la liga, los Saints.

En sus dos juegos este año ante Nueva Orleans _ que también cedió a los Cardinals una selección de primera ronda y una de tercera para adquirirlo en el puesto 20 del Draft de 2014 _ Cooks terminó con 13 recepciones para 221 yardas y un touchdown. Una actuación similar ante los Patriots podría acercar a los Rams al campeonato y darle, en lo personal, cierto sentido de redención.