Competición
  • MLS
  • Copa Libertadores
  • Copa Sudamericana
  • Liga Ascenso MX Apertura
Copa Libertadores
Copa Sudamericana
Liga Ascenso MX Apertura
Leones Leones LEO

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

NFL

Quarterbacks pagaron caro su inexperiencia en los playoffs

Mitch Trubisy, Lamar Jackson y Deshaun Watson

CRAIG LASSIG/Patrick Smith/Bob Levey

AFP/EFE

La postemporada es la máxima prueba de fuego y todos reprobaron en su primer intento.

No hay un precio que se le pueda poner a la experiencia y solo hay una forma de conseguirla: Mediante el fracaso.

Es una lección que aprendieron de la manera más amarga tres de los cuatro quarterbacks que el pasado fin de semana mojaron por primera vez los pies en las aguas de los playoffs. ¿La excepción? Patrick Mahomes, quien aún no tiene participación.

Deshaun Watson, Lamar Jackson y Mitchell Trubisky encabezaron increíbles transformaciones para llevar a sus equipos a la postemporada después de prolongadas ausencias. Ninguno de ellos, sin embargo, fue capaz de escribir otro capítulo en su historia de “Cenicienta” a pesar de contar con varios elementos a su favor.

Los tres tuvieron la importante ventaja de jugar en casa y de salir como favoritos en Las Vegas. A fin de cuentas dos de ellos, Watson y Jackson, enfrentaban a equipos a los que ya habían vencido en el transcurso del calendario regular y un tercero, Trubisky ganó sus últimos ocho inicios de temporada. Nada de eso importó.

Más importante aún, los tres contaban con el respaldo de tener a tres de las cuatro mejores defensivas de la liga. Los playoffs han sido considerados, históricamente, una época en la que las defensas importan más de lo habitual. Y siendo sinceros, las tres hicieron el trabajo... relativamente.

Sin embargo, la NFL es desde hace tiempo y será por mucho más, una “liga de quarterbacks” y en ese sentido, los tres debutantes quedaron a deber. Texans, Ravens y Bears se combinaron para 39 puntos. Watson, Jackson y Trubisky completaron, en total 69 de 121 intentos (57%) para 732 yardas (244 yardas en promedio) con cuatro touchdowns, dos intercepciones y fueron capturados en 12 ocasiones.

Una lección bañada en sangre.

Los tres tuvieron ratings por debajo de su promedio de la temporada, ningún declive más grande que los 69.7 puntos de Watson en comparación con los 103.1 con los que finalizó el calendario regular. Las 194 yardas de Jackson fueron la segunda mayor cantidad en su carrera, pero 150 de ellas vinieron en las últimas dos series ofensivas en las que intentó con uñas y dientes sacar infructuosamente a los Ravens de las garras del fracaso.

Además de unas vacaciones anticipadas, los tres tienen en común su capacidad para utilizar las piernas ─unos con más frecuencia con otros─ y la juventud. Jackson se convirtió en el quarterback más joven de la historia en abrir un juego de playoffs un día antes de cumplir los 22 años, Trubisky tiene 24 y Watson tiene 23, así que, considerando el nivel de talento a su alrededor, es muy posible que tengan más viajes a la postemporada en el futuro.

Mientras tanto, solo les queda esperar a que Mahomes saque la cara a su nombre el próximo fin de semana.