Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Ascenso MX Apertura
Potros UAEM Potros UAEM POT

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Mineros Mineros MIN

-

Leones Leones LEO

-

Venados Venados VEN

-

Tampico Tampico TAM

-

Liga Mexicana - Apertura
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

MÁS DEPORTE

Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá que usó el boxeo

Justin Trudeau, Canadá

© Chris Wattie / Reuters

REUTERS

El líder canadiense potenció su carrera política con un combate sobre el ring en 2012. Era una pelea con fines benéficos que lo enfrentó a un senador rival.

Estados Unidos

Justin Trudeau es uno de los líderes mundiales más populares en la actualidad. Un político a la usanza del mejor Obama: progresista, con apariencia bonachona y conciliadora, orador sagaz, dotado de gran carisma, admirado por gran parte de la sociedad canadiense que lo eligió primer ministro del país en 2015. Una estrella pop convertida en político, o viceversa. Eso sí, la carrera de Trudeau ascendió no gracias a sus posiciones políticas o su desempeño en el parlamento, sino, precisamente, al deporte. Al boxeo, en específico.

El 31 de marzo de 2012, el entonces joven parlamentario por Papineau (Quebec), se subió al ring para al enfrentar al senador conservador Patrick Brazeau, de origen nativo canadiense, en una pelea con fines de caridad celebrada en el Hampton Inn Convention Centre de Ottawa. La causa que apadrinó el capítulo fue 'Fight For The Cure', patrocinada por una fundación dedicada a combatir el cáncer. Todos los recursos recaudados en boletaje y derechos televisivos serían donados a la investigación y al tratamiento de personas enfermas. Patrick Brazeau, exmilitar con experiencia en artes marciales, era el favorito en las apuestas por tres a uno de cara al combate. Trudeau conocía el judo gracias a su padre, Pierre, quien también fue primer ministro canadiense (en los 70), pero no eran conocidas sus habilidades boxísticas.

La pelea pactada a tres rounds terminó con un nocaut técnico a favor de Trudeau. El desempeño del ahora primer ministro fue alabado por la prensa. Andre Potter, del Ottawa Citizen, escribió: "El miembro del parlamento y senador demostró valentía, espíritu deportivo, respeto mutuo, y honor, algo de lo que carecen muchos de sus colegas con carreras completas en el parlamento. No solo son esas virtudes para el ring, sino virtudes generales de liderazgo". Claro, la pelea también tenía un cariz propagandístico. Trudeau aprovechó al máximo el capital político. Antes, la sociedad canadiense lo percibía tan solo el hijo entrañable Pierre, considerado como uno de los mejores primeros ministros de su historia.

La pelea cambió la imagen de Trudeau en los medios, y por ende, en la sociedad canadiense. "Se convirtió en un hombre elogiado por su dureza, fortaleza, honor y valentía, que se catapultó al liderazgo del Partido Liberal de Canadá", escribió el periodista Peter Boisseay citado por Vice. Eso sí, el discurso de Trudeau tras su victoria fue arduamente criticado: "Fue la narrativa perfecta del triunfo", aseguró, lo que en redes sociales fue leído como un alegato a favor del colonialismo blanco sobre la población nativa-indígena, debido a la etnia de Brazeau. Dicho y hecho. Un año después de la pelea, Trudeau se postuló para liderar el Partido Liberal. Y ganó. La victoria preparó el terreno para convertirse, dos años después, en el líder del gobierno canadiense.

Y todo, gracias a una pelea de box.