Competición
  • Liga Ascenso MX Apertura
Liga Ascenso MX Apertura
Celaya Celaya CEL

-

Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Atlante Atlante ATE

-

BALTIMORE VS. LOS ANGELES

Ravens pondrá a prueba a la renovada defensiva de Chargers

Defensiva de Baltimore Raves

Todd Olszewski

AFP

Baltimore liga cinco juegos con al menos 190 yardas por tierra, mientras Los Angeles mejoró dramáticamente su defensiva terrestre.

Ravens y Chargers se ven las caras este sábado, pero es probable que muy pronto se vuelvan a encontrar, en enero, en un juego de eliminación.

Baltimore (8-6) visita Los Ángeles en busca de afianzarse en la sexta posición en la siembra de la Conferencia Americana. Los Chargers (11-3) están clasificados a Playoffs y no se van a mover del quinto lugar.

Pero si los Ravens son los campeones de la División Norte de la AFC (actualmente liderada por Pittsburgh, con marca de 8-5-1), entonces recibirán al equipo angelino en la ronda de Wild Cards.

Así que el del sábado podría ser algo así como el “round de estudio”.

Con Baltimore no hay secretos. El equipo del coach John Harbaugh ha corrido para 190 o más yardas en cinco juegos en fila, primero en lograrlo desde los Steelers en 1976.

La diferencia la hace Lamar Jackson. Desde que el novato es el quarterback titular, los Ravens tienen marca de 4-1, con la única derrota en Kansas City en tiempo extra.

Gracias a sus habilidades como corredor, Jackson le da una nueva dimensión a la ofensiva de Baltimore; el ex quarterback de Louisville y selección de primera ronda en el Draft 2018, es el líder corredor del equipo con 566 yardas. Promedia cinco yardas por intento y tiene tres touchdowns por la vía terrestre.

Le sigue el también novato Gus Edwards, con 550 yardas (486 en las cinco semanas más recientes) y otras dos anotaciones.

Jackson ha dejado en la banca a un frustrado Joe Flacco y ya se barajan los nombres de algunos equipos en los que podría jugar el veterano en 2019.

Así son las cosas en la NFL.

Con ese ataque terrestre y la mejor defensiva de la liga (290.2 yardas y 18.1 puntos por juego), los Ravens cuentan con dos de los elementos más valiosos cuando se juega football en enero.

Pero los Chargers, que están de regreso en la postemporada por primera vez desde 2013, tienen un impresionante récord de 20-6 desde octubre de 2017, campaña que iniciaron 0-4.

El equipo de Anthony Lynn (candidato a Coach del Año) es uno de los más balanceados de la liga: tienen el sexto mejor ataque y la defensiva número ocho.

Philip Rivers es la constante aquí y en este 2018, debe ser considerado en la terna de los candidatos a Jugador Más Valioso.

Sólo necesita 49 yardas para convertirse en el tercer jugador de la historia con nueve campañas de 4,000 yardas, uniéndose a Peyton Manning y Drew Brees. Rivers promedia 314.1 yardas por juego en casa, con 16 touchdowns y apenas cuatro intercepciones.

La buena noticia para Rivers y el resto de la ofensiva de los Chargers es que esta semana podría regresar Melvin Gordon, el corredor estrella que se perdió tres semanas debido a una lesión en la rodilla. Gordon suma al menos 120 yardas combinadas en cinco de los seis más recientes en casa y es tercero en la NFL con 29 tacleadas rotas.

Contra Baltimore, la línea ofensiva de los Chargers debe tener uno de sus mejores partidos de la campaña, porque los Ravens saben cómo presionar al quarterback. Tres de sus jugadores tienen siete capturas: Matt Judon, Za'Darius Smith y, por supuesto, Terrell Suggs.

A la defensiva, el equipo angelino debe acorralar a Jackson y evitar que encuentre carriles para correr. Habrá que seguir a Joey Bosa, quien suma cuatro capturas en igual número de juegos.

La defensa de los Chargers fue la penúltima contra la carrera el año pasado, pero este año ocupa la novena posición en la liga y permite 28 yardas menos por juego.

Estará a prueba ante los jóvenes devoradores de yardas terrestres: Jackson y Edwards.

Harbaugh tiene récord de 3-2 contra Chargers en sus 11 años en Baltimore, pero el del sábado será su primer duelo ante el coach Lynn.