Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • MotoGP
  • Serie A
  • Vuelta a España
  • Liga Chilena
Premier League
Liga Ascenso MX Apertura
Cimarrones Cimarrones CIM

-

Tampico Tampico TAM

-

Liga Mexicana - Apertura

Música y deporte

Las 5 canciones que se hicieron icónicas en el deporte

Estas canciones tuvieron un gran éxito gracias al deporte, ya que fueron tomadas por alguna franquicia o como indispensable en los festejos de campeonato.

Facebook: Liverpool FC

Estas canciones tuvieron un gran éxito gracias al deporte, ya que fueron tomadas por alguna franquicia o como indispensable en los festejos de campeonato.

Estados Unidos

Estas canciones fueron creadas para ser parte de un disco e intentar convertirse en un hit, pero lograron más que eso al ser adoptados himnos de un equipo como el caso de ‘Sweet Caroline’ y ‘You’ll Never Walk Alone’.

En la mayoría de los casos las melodías no se pensó que llegaran a tener una relación con los deportes, la única en el listado es ‘We are the champions’, canción que fue pensada para el fútbol por el cantante y compositor, Freddy Mercury.

Seven Nations Army

La canción de White Stripes dejaba de escucharse en Estados Unidos cuando comenzó su mejor momento. La melodía tomo un segundo aire cuando la pista sonó en un bar de Brujas previo un encuentro entre el Club Brujas KV frente a A.C. Milan.

Los aficionados reunidos en el establecimiento se quedaron con el ritmo pegajoso de la canción y al terminar el encuentro seguían coreando. Tres años más tarde la afición mejor conocida como ‘Blue Army’ recibió a la Roma para un partido de Champions, durante el juego los aficionados alentaron a su equipo coreando la melodía. El equipo de la Serie A se quedó con la victoria y con una tonada en la cabeza.

Para el mundial de Alemania la canción se volvió universal, ya que en la derrota de Ghana el mundo escuchó por primera vez una tonada que se volvería indispensable para antes de cada juego de fútbol.

You’ll Never Walk Alone

El himno de la afición de Liverpool tiene su origen gracias a un musical de Broadway en 1945, el sencillo fue escrita por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein. La pista se volvió popular en el Reino Unido hasta 1963 cuando la banda Garry and the Peacemakers realizó un cover de la canción.

La melodía tuvo gran éxito en la ciudad de Liverpool al grado de ser escuchada en el estadio previo a los partidos de ‘The Reds’, cuando la canción dejó de escucharse los aficionados reclamaron para que siguiera sonando en el estadio.

A un no se sabe el motivo original, pero se le atribuye a la letra, después de más de 50 años los aficionados siguen entonando la canción a capela para alentar a los jugadores.‘Nunca caminarás solo’ es una canción que hace estremecer el estadio cada que ‘The Reds’ se presenta en Anfield y hace temblar a propios y extraños.

We are the champions

El vocalista de Queen, Freddie Mercury, confesó a la revista Circus que escribió la canción pensando en el Manchester United, equipo al que le iba. Según una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Londres, 'We are the Champions' es la canción más pegadiza de la historia.

El sencillo es indispensable en la celebración de algún campeón, el himno del deporte se escucha en todas las disciplinas minutos antes de que se le entregue la copa al nuevo monarca de cualquier liga.

Sweet Caroline

La canción escrita por Neil Diamond se convirtió en el himno de los Red Sox de Boston. La ciudad adoptó la pista después de los atentados de 2013, el cantante estadounidense se encargó de homenajear a las victimas al cantar la canción en Fenway Park lo que ayudó a que las ventas de la canción se triplicaran.

Desde ese día, la franquicia de la MLB adquirió la canción como el himno de los Red Sox y lo ponen en todos los juegos que se realizan en Fenway Park para hacer que la gente apoye al equipo. Al conseguir la última serie mundial los aficionados salieron a las calles para cantar la melodía cambiando la parte del coro por Sweet Coraline en agradecimiento al Manager que los llevó a ganar la Serie Mundial.

Living on a Prayer

La canción de rock de Bon Jovi es indispensable en el repertorio de los Patriots de Nueva Inglaterra cuando juegan en el Gillette Stadium en los últimos años. Una de las teorías por las que se escucha esta canción en Foxborough es porque el cantante es uno de los fanáticos más importantes del equipo.

El cantante nacido en Nueva Jersey nunca falta al estadio y en diversas ocasiones se ha visto alentar a los aficionados con uno de sus hits.