Competición
  • Copa Sudamericana
  • Liga Ascenso MX Apertura
Copa Sudamericana
Liga Ascenso MX Apertura
Dorados Dorados SIN

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

CIUDADES CON PASIÓN | 12

Santo Domingo, merengue y pasión en el Caribe

Santo Domingo, República Dominicana

La capital de la República Dominicana vibra con sus Tigres del Licey, el equipo más laureado de la Serie del Caribe. También ha recibido Juegos Panamericanos.

Estados Unidos

América nació en Santo Domingo. Uno de los primeros asentamientos europeos en el Continente Americano, ciudad milenaria, colorida, folclórica, hoy es un vibrante corazón deportivo enclavado en el Caribe. Béisbol a ritmo de merengue, batazos con bacalaito y picheos acompañados de mangú. Todo mientras la pelota se eleva entre la Ciudad Colonial, la Catedral Primada de América, las ruinas del Monasterio de San Francisco, el Parque Colón, la Plaza España, la Puerta del Conde y las esplendidas de callejuelas que condensan la brisa que proviene del Caribe.

Santo Domingo es una de las capitales beisboleras de América Latina y, si acaso, del mundo. El juego de pelota es identidad nacional, como su acento y los compases de merengue, desde Johnny Ventura hasta Juan Luis Guerra, o la cadencia de la bachata. En la capital de la República Dominicana mora uno de los clubes quintaesenciales del béisbol latinoamericano: Tigres del Licey. Interminable cantera de 'toleteros' dominicanos, algunos de los más notables de la historia, como Pedro Martínez y Vladimir Guerrero, ha gobernado con majestad la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana por más de 100 años desde su fundación. De hecho, los historiadores lo sitúan como el principal factor de la popularización del deporte en el país, por su importancia como aglutinador social a principios del Siglo XX. Su extensa historia incluye 22 campeonatos de la liga local y 10 Series del Caribe; de hecho, los Tigres del Licey son el máximo ganador en ambas competencias. El equipo más galardonado en la historia del béisbol invernal caribeño. Nada más y nada menos. El Estadio Quisqueya Juan Marichal vibra con intensidad por su equipo. 

Aunado a los Tigres, les disputa el dominio de la ciudad los Leones del Escogido, una rivalidad encarnizada que fungió como escape a la sociedad dominicana en los años del plomo de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Las Citychamps (series de partidos entre ambos equipos) dividen aún a la ciudad en dos partes, que se entrega en un mosaico de pasión y colores; una versión beisbolera de Boca-River, Atlético-Real Madrid, Flamengo-Fluminense. Los Leones son el tercer equipo más ganador de la liga local (16) y se ha coronado en cuatro ocasiones como monarca de la Serie del Caribe. Para aumentar la rivalidad, comparte con los Tigres hogar: el Estadio Quisqueya Juan Marichal, inaugurado en 1955, en plena dictadura, inspirado en Feway Park (su paredón emula el 'Monstruo Verde' bostoniano); el auténtico corazón de la República Dominicana, el centro de la discusión y el pulso del país.

La pujanza de Santo Domingo le ha abierto las puertas del mundo a través del deporte. Sede de ocho Series del Caribe, también le ha sido conferida la organización de dos de los eventos más importantes de la zona: los Juegos Centroamericanos y del Caribe (1974) y los Juegos Panamericanos (2003). 42 países y 5,000 atletas presenciaron en el entonces llamado Estadio Olímpico Juan Pablo Duarte (hoy, EstadIo Olímpico Félix Sánchez, en honor al campeón olímpico de 400 metros con obstáculos en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Londres 2012) la inauguración de una cita panamericana que presenció el ascenso de Ana Gabriela Guevara (campeona de los 400 metros planos femeniles) y la mejor actuación en la historia de la delegación dominicana en su historia: 41 preseas y 10 oros. El pebetero y la llama fueron encendidos por el sobrino Luis Pujols, ligamayorista con Astros, Royals y Rangers, exintegrante de los Tigres; el niño conectó un batazo a una pelota envuelta en llamas que cruzó el estadio mediante una cuerda hasta explotar en el pebetero. Antes, el fuego había recorrido las manos de Pedro Martínez y Juan Marichal. La República Dominicana en un acto.

El fútbol es aún un deporte minoritario en el país, no obstante su crecimiento ha sido sostenido en los últimos años. El pequeño Estadio de Fútbol Panamericano Parque del Este albergó los partidos de los Juegos Panamericanos de 2003  y actualmente es hogar del Club Barcelona Atlético, integrante de la Primera División. La selección nacional, actualmente en el lugar 152 del ranking de la FIFA, disputa sus encuentros internacionales en el Estadio Félix Sánchez que, a la vez, alberga a dosw equipos de la liga profesional: Bauger FC y Club Atlético Pantoja (que debutará a nivel internacional en la Concachampions 2019). Deporte en ciernes en la tierra del béisbol.