NFL

Dolphins entre lo mejor y lo peor de la semana 14

El primer domingo de diciembre no decepcionó con resultados sorpresivos y grandes actuaciones individuales.

0
Kenyan Drake después de derrota a Patriots
Michael Reaves AFP

Fueron varios los equipos que en la semana 14 encontraron un enorme obstáculo en su camino hacia los playoffs.

Los campeones Eagles prácticamente dejaron el título en Dallas cortesía de Amari Cooper, los Rams cayeron en la gélida Chicago y perdieron la posibilidad de afianzarse en la cima de la NFC, Steelers, Ravens, Texans y Patriots perdieron y dejaron el panorama de postemporada en la AFC más enredado que una novela de George R.R. Martin.

Pero fue precisamente uno de esos resultados ofensivos el que se llevó los blasones a lo mejor de la semana… y lo peor.

Con la posibilidad de concretar su enésimo título del Este de la AFC, los Patriots viajaron el domingo a Miami, su equivalente a Mordor y cayeron por quinta ocasión en sus últimas seis visitas.

Si bien New England no tiene mucho de que lamentarse durante la era Brady-Belichick, el resultado del domingo puede dejar cicatrices imposibles de borrar. A fin de cuentas no es normal que los Patriots pierdan después de anotar 33 puntos en un partido. Pero los milagros existen, y el domingo ocurrió uno que mantuvo a los Dolphins con vida en el panorama de playoffs en la Conferencia Americana.

El milagro vino en forma de un pase completo, dos laterales y ─agárrense de donde puedan─ un terrible error de coacheo por parte del staff de Bill Belichich. (Más de eso más adelante). El resultado: Un touchdown de 69 yardas de Kenyan Drake que se convirtió en la jugada más larga en la historia para ganar un juego sin tiempo en el reloj.

No es cosa menor.

Los Patriots se aferran al segundo lugar de la AFC por cuestiones de criterios de desempate y no tienen gran margen de error (¿quién sí?) lo que resta de la temporada.

Menciones especiales

Amari Cooper, quien en los últimos tres juegos ha demostrado que vale la primera selección de draft que pagaron los Cowboys para adquirirlo.

El domingo lo dejó en claro con una explosión de 10 recepciones, 217 yardas y tres touchdowns para entregarle a Dallas control absoluto de la división. Esa actuación se suma a las 8 recepciones para 180 yardas y dos anotaciones ante Washington hace dos semanas que han convertido a los Cowboys en un equipo muy, muy peligroso.

La defensiva de los Bears es digna de los equipos que ha presumido Chicago a lo largo del último siglo. La actuación del domingo en contra del segundo mejor ataque de la liga es clara evidencia.

Los Bears limitaron a los Rams a tan solo 8 puntos, 214 yardas totales, tres capturas y cuatro intercepciones a Jared Goff para mandar un mensaje al resto de la NFC de que Chicago no es un lugar donde sean bienvenidos.

Lo peor de la semana

Hubo varias actuaciones decepcionantes, tal vez la peor ─de manera individual─ haya sido lo que sea que Mark Sanchez mostró en casa ante los Giants, completando apenas 6 de 14 envíos para 38 yardas, dos intercepciones y un touchdown… para el otro equipo.

Sanchez, quien posiblemente haya visto su última titularidad en la liga, fue espantoso. Pero no lo suficiente para quedarse con el nombramiento a lo peor de la semana. A fin de cuentas, nos hemos ido acostumbrado a actuaciones similares de “Sanchize”, lo que es una pena porque el tipo es realmente simpático.

El nombramiento de esta semana es para algo que rara vez vemos: Una equivocación flagrante de Bill Belichick y su equipo de coaches en el 'Milagro de Miami'.

En el entendido de que una jugada de esas funciona una en, no sé, 100 intentos. Los Patriots pusieron de su parte, a menos que alguien pueda explicar la presencia de Rob Gronkowski a la defensiva en una situación así.

La presencia de Gronkowski en el campo se justificaría en una situación de “hail mary”, que no lo era. De cualquier otra forma, es un error. No es tan rápido, ni tiene los fundamentos defensivos, ni mucho menos la salud para hacer una jugada como la que se requirió que hiciera. El resultado, un touchdown, cientos de memes y cierto sentido de vulnerabilidad en Foxboro.

Mención de honor para Mike Tomlin.

Si bien perder con los Raiders no es humillación suficiente, Tomlin admitió que Ben Roethlisberger ─ausente durante cuarto y medio en la segunda mitad por una lesión en las costillas─ pudo haber vuelto mucho antes al partido.

Eso raya en masoquismo y un resultado más que merecido, incluso si fue inverosímil.