NFL

Kansas City Chiefs: Un equipo con sabor agridulce

Patrick Mahomes en partido de los Chiefs

David Eulitt

AFP

La historia de los Chiefs está plagada de contrastes, ironías y una larga sequía de títulos que buscan frenar de la mano de Pat Mahomes.

Las ironías y los contrastes forman parte de la historia de los Chiefs tanto como Derrick Thomas o Len Dawson.

Desde su fundación en 1960, los Kansas City Chiefs demostraron que no eran un equipo normal.

A pesar de ganar el campeonato en apenas su tercera temporada, tener mayor éxito y mejor registro, el equipo tuvo que salir huyendo de su ciudad natal, Dallas, desterrado por unos Cowboys que no en aquel momento no eran competencia.

A pesar de que fue el dueño y fundador de los Chiefs Lamar Hunt el que acuñó el término del Super Bowl ─después de ver a sus hijos jugar con el juguete de moda en ese entonces, la “super ball”─ su equipo perdería el Super Bowl número uno y después de 52 ediciones solo puede presumir un título.

Así ha sido la historia de los Chiefs, un equipo que nació con trofeos y galardones bajo el brazo ─dos títulos en sus primeros 10 años de existencia─ pero que ha pasado casi medio siglo en busca de volver a lo más alto del mundo del football.

Sufriendo lo indecible en el proceso.

Después de consagrarse campeones en el Super Bowl IV de la mano de Dawson, Willie Lanier y el coach Hank Stram, los Chiefs se convirtieron en uno de los peores equipos de la NFL durante casi 15 años, acumulando apenas un viaje a playoffs en los siguientes 16 años, periodo en el que acumularon marca de 100-118-5.

No es casualidad que entre sus filas hayan transitado algunos de los coaches más exitosos en la historia de la liga, pero que serán recordados como aquellos que han sido incapaces de llevar un Lombardi a las vitrinas. La historia no miente.

Entre los 20 coaches que más triunfos acumulan en la historia de la liga, solo siete de ellos lo hicieron sin conseguir un campeonato y tres de ellos ─Marv Levy, Marty Schottenheimer y actualmente Andy Reid─ militaron con los Chiefs en algún momento de su historia.

Pero no es solo cuestión de los coaches. Desde que Dawson se retiró en 1975, los Chiefs solo han tenido un quarterback que terminó su carrera en el Salón de la Fama, y fue Joe Montana, quien apenas militó dos años con el equipo, otorgándoles uno de los dos triunfos en playoffs que tiene la franquicia en los últimos 24 años.

Que el equipo dejara pasar a Jim Kelly y a Dan Marino para conformarse con Todd Blackledge en aquel famoso draft de 1983 es solo una muestra de que hace mucho que la fortuna le dio la espalda a Kansas City.

Esa es su historia, una repleta de caprichos del destino, que les manda un talento único como Derrick Thomas y después se los arrebata de la manera más trágica.

El caso de Thomas, uno de los mejores defensivos de la historia, podría ser un microcosmos de la franquicia: Éxito y tragedia.

Ahora, con marca de 8-1 y la mejor ofensiva de la liga, el coach Reid y el joven Patrick Mahomes aspiran a cambiar la historia y escribir un nuevo capítulo dorado en un libro en el que la tinta de sus episodios más gloriosos está cada vez más difusa.

0 Comentarios

Normas Mostrar