NBA
Houston Rockets HOU

-

Golden State Warriors GSW

-

Denver Nuggets DEN

-

Atlanta Hawks ATL

-

Los Angeles Clippers LAC

-

San Antonio Spurs SAS

-

Final ATP World Tour
FINALIZADO
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
6 6
kei_nishikori Kei Nishikori Kei Nishikori
1 4
Liga Colombiana II

Dallas Cowboys

Troy Aikman incita a apretar el botón de reinicio en Dallas

Troy Aikman incita a apretar el botón de reinicio en Dallas

El exquarterback de los Cowboys no ve un futuro exitoso con la estructura actual del equipo.

Estados Unidos

La más reciente implosión de los Cowboys el lunes por la noche dejó a todos pensando cuándo llegarán los cambios a Dallas. A todos menos a uno, la persona que tiene el detonador en la mano: Jerry Jones.

Anoten a Troy Aikman, el último quarterback en llevar un Lombardi a las vitrinas del norte de Texas, entre aquellos que piensan que es momento de demoler la endeble construcción actual y empezar desde cero.

No siempre ha importado quién sea el coach en el equipo. Para mí, si me lo preguntan, tiene que haber una transformación total en toda la organización”, dijo Aikman, actual comentarista de televisión y conocedor de primera mano de cómo se ve una situación crítica en Dallas.

Obviamente, no hay mucha gente que tenga un mejor conocimiento de lo que sucede en la organización que Aikman, pero al negarse a apuntar al coach Jason Garrett como único responsable de la mediocre marcha de su equipo, también deja entrever que sigue ligado sentimentalmente a la Estrella, que parece apagarse lentamente en el firmamento.

Jones, por otro lado, ha repetido hasta el cansancio que no habrá un cambio drástico durante la temporada, es decir, que Garrett estará a cargo _ para bien o para mal _ hasta la semana 17. También ha dicho que cree que Dak Prescott es el quarterback que puede devolverle la bonanza a Dallas y pretende extenderle el contrato.

Es difícil iniciar un cambio cuando el responsable se niega a hacerlo o simplemente no cree que sean necesarios. Evidentemente Dallas necesita algún tipo de transformación y todos los dedos apuntan a Garrett, pero Jones ya dijo que esa transformación no llegará en 2018.

Garrett tiene una mediocre marca de 70-58 en nueve temporadas al frente y los Cowboys acumulan dos triunfos en playoffs desde que Aikman dejó al equipo. Además, Garrett es constantemente criticado por sus llamadas dentro del terreno y la manera en que lleva el vestidor. Eso no ha importado en lo absoluto, pues cuenta con el respaldo del que firma los cheques.

Lo peor del caso es que, tomando en cuenta la situación en el Este de la NFC, a pesar de todo los Cowboys están a solo dos juegos de distancia del liderato divisional y si, de alguna manera, logran enmendar lo suficiente para quedarse con una división sin claro favorito, Jones podría quedar complacido y postergar lo que parece inevitable.

Aikman conoce bien la manera de pensar de Jones y cree que en caso de que se presente algún cambio no será nada drástico.

“Algo que ha hecho Jerry a lo largo de los años, sea o no lo correcto, es hacer cosas para darle a los aficionados al menos una dosis de esperanza para la siguiente temporada”, dijo Aikman.

Por el momento, Jones solo tiene dos opciones, o apretar el detonador y demoler todo lo que había construido hasta el momento que, evidentemente no es mucho. O dejar que la frágil estructura colapse por su propio peso.

0 Comentarios

Mostrar