NBA
Boston Celtics BOS

-

Toronto Raptors TOR

-

New Orleans Pelicans NOP

-

New York Knicks NYK

-

Memphis Grizzlies MEM

-

Sacramento Kings SAC

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Portland Trail Blazers POR

-

Milwaukee Bucks MIL

-

Chicago Bulls CHI

-

FINALIZADO
Washington Wizards WAS

104

Brooklyn Nets BKN

115

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

113

Utah Jazz UTA

107

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

99

Miami Heat MIA

91

Final ATP World Tour
FINALIZADO
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
7 6
john_isner John Isner John Isner
6 3

MLB

Interferencia: Los Astros tienen a su Steve Bartman

Jugada de interfencia en la ALCS

Bob Levey

AFP

Un controversial cobro de los umpires en el cuarto juego tiene a los campeones contra las cuerdas.

Cuando se trata de interferencia de los aficionados en la postemporada, solo hay dos opciones: Se puede ser Jeffrey Maier o Steve Bartman. Héroe o villano.

Sumen el nombre de Troy Caldwell a la lista de villanos. Injustamente.

Maier, por supuesto, es recordado como el niño de 12 años de edad que estiró su mano por encima de la barda de jardín central en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana impidiendo que Tony Tarasco, de los Orioles, se quedara con el batazo de Derek Jeter, convirtiéndose en el héroe de los Yankees en su camino al campeonato.

Bartman, es recordado por todos como el aficionado de los Cubs que impidió que Chicago alcanzara su destino. A cinco outs de que los Cubs alcanzaran su primera Serie Mundial desde 1944, Bartman extendió su mano en su afán por quedarse con un batazo de foul en Wrigley Field, evitando la jugada de Moises Alou en el sexto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2003.

Alou no pudo realizar la jugada, los Florida Marlins remontaron en el juego, forzaron un séptimo partido y eventualmente alcanzaron el título de la Serie Mundial, mientras que Bartman se convirtió en un paria que eventualmente tuvo que salir refugiado a otro estado. En 2016, cuando los Cubs ganaron su primer título en más de un siglo, le otorgaron un anillo de campeón a Bartman en sus esfuerzos por limpiar su karma.

La intervención de Caldwell podría traerle las mismas consecuencias a los Houston Astros en su intento por defender su corona, luego de colocarse abajo en la Serie de Campeonato 3-1 ante los Boston Red Sox.

La diferencia aquí, es que Caldwell no hizo nada malo al intentar quedarse con el tablazo de José Altuve que hubiera empatado el cuarto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana 2-2 en la misma primera entrada. Caldwell nunca invadió el terreno, fue Mookie Betts el que invadió el graderío en su intento por quedarse con la esférica.

En esta ocasión no fue el aficionado el que se equivocó, sino el umpire Joe West, quien ignoró por completo la regla 3.16, que cita: “No debe decretarse una interferencia cuando el fielder vaya por encima de una barda, barandilla o cuerda o hacia las gradas para atrapar una pelota”.

La súper modelo y esposa de Justin Verlander, Kate Upton tuiteó: “Así que si un jugador está EN las gradas, ¿se supone que el aficionado se quite Si esas son las reglas, MLB no debería permitirles sentarse ahí. No rebasaron la barda”.

Sí, Upton se sabe las reglas, los umpires no.

Caldwell estaba en su derecho, como aficionado, de querer quedarse con la pelota, nunca invadió el terreno de juego, a West y los responsables del sistema de repetición, simplemente no les importó, manchando por completo un juego que incluyó tres empates, cuatro cambios de delantera y dos lances memorables, incluyendo el de Andrew Benintendi para el out 27.

Las dos carreras borradas por la interferencia, la diferencia en la derrota de 8-6 de los Astros, que ahora están contra las cuerdas.

0 Comentarios

Mostrar