AQUÍ SOLO FOOTBALL

El nombre del juego es "inconsistencia"

Brock Osweiler entrega el balón Brock Osweiler

Marc SEROTA

AFP

La mayoría de los equipos está montado en un sube y baja; son pocos los que tienen un par de triunfos de manera consecutiva

En nuestra loca NFL la única cosa segura hasta ahora es la inconsistencia.

Sólo nueve equipos han sido capaces de ganar tres juegos en fila y sólo 10 tienen triunfos en semanas consecutivas.

Los Tampa Bay Buccaneers y los Denver Broncos iniciaron 2-0 y ahora tienen tres y cuatro derrotas en fila, respectivamente.

Después de arrancar 0-3, los Houston Texans han ganado tres seguidos y eso los coloca con exactamente el mismo récord (3-3) que Tennessee y Jacksonville en la División Sur de la AFC.

Tras vencer a Philadelphia, los Titans han sufrido dos reveses consecutivos, fueron blanqueados en casa por primera desde 1999 -cuando se mudaron al Nissan Stadium- y suman ocho cuartos sin poder anotar un touchdown.

Los Redskins son otro inconsistente líder divisional. Con el triunfo sobre Carolina, Washington está 3-2, pero el patrón que ha seguido el equipo del coach Jay Gruden es éste: triunfo-derrota-triunfo-derrota-triunfo.

En la Semana 7, los Redskins reciben a los Dallas Cowboys, cuyo patrón en 2018 es derrota-triunfo-derrota-triunfo-derrota-triunfo. Quizá valga la pena apostar al empate. Considéralo.

Por cierto, los campeones Philadelphia Eagles también están 3-3 en una División Este de la NFC que está más abierta que nunca.

Antes de enfrentar a los Dolphins, los Chicago Bears habían aceptado en promedio 13.6 puntos en tres victorias consecutivas y eran favoritos para vencer a Miami, que no contó con Ryan Tannehill debido a una lesión en el hombro.

Pero el quarterback suplente, Brock Osweiler, tuvo el mejor día de su carrera al completar 28 de 44 para 380 yardas, con tres touchdowns y dos intercepciones en el triunfo de los Dolphins en tiempo extra, 31-28 sobre Chicago.

Los Bears venían de la semana de descanso, después de aquel juego contra Tampa Bay en el que Mitch Trubisky lanzó seis pases de touchdown. Parece que fue hace meses.

Minnesota (3-2-1) y Green Bay (2-2-1 y que juega esta noche) están al acecho de cualquier otro tropiezo de los Bears en el Norte de la NFC.

¿A qué Ravens veremos la próxima semana contra Saints? ¿A los que ganaron en Pittsburgh? ¿A los que perdieron en Cleveland y sólo fueron capaces de anotar 9 puntos? ¿O a los que ganaron 21-0 en Tennessee con una defensiva que registró 11 capturas de quarterback?

Cincinnati y Baltimore tienen foja de 4-2, pero los Pittsburgh Steelers (2-2-1) están de regreso tras vencer a su cliente favorito: los Bengals.

Los Angeles Chargers han aprovechado el calendario y ligan triunfos sobre San Francisco, Oakland y Cleveland. Tienen marca de 4-2 y ahora están a un solo juego de los Kansas City Chiefs (5-1), que pelearon round por round con los Patriots en un combate de pesos completos, pero cometieron el “error” de anotar demasiado rápido al final del partido, le dejaron demasiado tiempo a Tom Brady y los Patriots ganaron 43-40.

“TB12”, por cierto, consiguió su triunfo 227 (200 en temporada regular, 27 en Playoffs) y ahora es el primer lugar de todos los tiempos.

A la ofensiva, Kansas City está en buenas manos con el joven Patrick Mahomes, quien se convirtió en el primer quarterback de la historia de la franquicia con cinco juegos en fila de 300 yardas.

Pero a la defensa, el coach Andy Reid y el coordinador Bob Sutton tienen mucho trabajo por delante. La defensiva de los Chiefs es la peor de la liga, la noche del domingo los Patriots totalizaron 500 yardas y nunca usaron al pateador de despeje.

Un dato: New England terminó el juego sin ser penalizado. Es la primera vez desde 1966 que un equipo no es castigado y no patea de despeje.

“Lo que tenemos que entender, es que no podemos seguir en este sube y baja. Tenemos que ser consistentes en nuestra preparación. Lo que sea que hicimos la semana pasada, tenemos que ser consistentes”, dijo D.J Swearinger, safety de los Redskins, tras el triunfo sobre Carolina.

No es exclusivo de Washington. Es un mal generalizado. Por el momento, el nombre del juego en la NFL es “inconsistencia”.

0 Comentarios

Normas Mostrar