NFL

PolemicAS: Jameis Winston es el titular en Tampa Bay

PolemicAS: Jameis Winston es el titular en Tampa Bay

Mark LoMoglio

AP

Sin importar el increíble desempeño de Ryan Fitzpatrick, Jameis Winston debe retomar la titularidad en la semana 4, cuando regrese de su suspensión.

En el deporte profesional, como en todos lados, hay reglas no escritas. Una de ellas es que el quarterback titular debe tener la oportunidad de recuperar su puesto una vez que esté listo para competir.

El coach de los Tampa Bay Buccaneers Dirk Koetter enfrentará esta encrucijada a partir del próximo martes, cuando finalice la suspensión de tres juegos que pesa sobre Jameis Winston y deba decidir a quién entregarle las llaves del carro. A la primera selección colegial en su penúltimo año de contrato o al veterano de 36 años que es responsable directo de un inicio de 2-0.

Creo que está claro lo que Koetter debe hacer: Darle la oportunidad de competir en igualdad de circunstancias a un quarterback con el que tiene un futuro. En realidad, creo que es una apuesta de bajo riesgo, pues aún con sus 819 yardas y 8 touchdowns después de dos juegos, Fitzpatrick no te garantiza un presente.

Hay que darle las riendas a Winston, los mismos tres juegos o menos sí así lo prefieren _ Bears, Falcons y Browns_ para demostrar que puede llevar al equipo a un nivel similar y puede mantener competitivo al equipo.

Tiene lógica en muchos niveles. No solo en el deportivo, en donde Winston acumula dos temporadas de más de 4,000 yardas en sus tres años en la liga. Sino también en el económico _ Winston gana en 2018 7.9millones de dólares por 3.3 millones de “Fitz”, y en el estado de la franquicia para las siguientes temporadas.

Si Winston pierde la titularidad este año, significa que no es el quarterback en torno a quien construir un equipo competitivo a corto y mediano plazo. Darse cuenta de eso seis meses después de que el equipo ejerció una opción de quinto año por casi 21 millones de dólares, representaría una catástrofe financiera y dar dos pasos atrás en la reconstrucción de un equipo que no ha estado en playoffs en una década.

Tal vez más importante aún, es que esperar que Fitzpatrick mantenga el ritmo mostrado hasta el momento es irreal, incluso un tanto ingenuo. “Fitz” ha estado 14 años en la liga, tiene 137 intercepciones en 121 inicios y no, nunca ha lanzado un solo pase en un juego de postemporada. El equipo sabe lo que tiene en Fitzpatrick y no es lo que una franquicia en reconstrucción quiere a corto, mediano o largo plazo.

A lo largo de su carrera, Fitzpatrick ha sido una montaña rusa. Incapaz de ganarse la titularidad en los entrenamientos, siempre termina con el mando de un equipo por lesión, bajo rendimiento del titular o, como en este caso, por una suspensión. Se aferra al puesto cuando no hay ninguna expectativa sobre él y una vez que es ratificado enseña sus verdaderos colores. Es parte de su patrón. Es su Modus Operandi. Es el verbo “Fitzpatriquear”.

No es coincidencia que esta temporada haya duplicado el número de juegos de 400 yardas que tenía en sus 133 partidos anteriores. Solo vio entreabierta la posibilidad de la titularidad y empujó las puertas de par en par. Así es como firma su próximo contrato. Porque tampoco es coincidencia que haya transitado por siete equipos en la NFL. Fitzpatrick es un ave de rapiña. Le dan la titularidad ¿y luego qué?

No darle la oportunidad a Winston de recuperar su puesto no solo sería injusto, porque no lo perdió en el campo sino en un Uber, también sería una apuesta en donde el único resultado posible es retrasar varios años el proceso de reconstrucción en Tampa Bay.

0 Comentarios

Normas Mostrar