NBA

Lamar Odom tuvo 12 derrames y 6 ataques cardíacos en 2015

Lamar Odom

Getty Images

El exjugador de los Lakers, polémico por sus adicciones, confesó que su situación médica durante su estado de coma fue mucho más grave de lo informado.
Jordan prefiere sus títulos a récords de Harden y Westbrook

Estados Unidos

Lamar Odom es un "milagro andante". El exjugador de los Lakers, nombrado como el 'Sexto Hombre' de la NBA en 2011, campeón de liga en 2009 y 2010, sufrió un colapso en octubre 2015 a causa de una orgía sin fin de drogas y alcohol que lo dejó en estado de inconsciencia en un prostíbulo de Las Vegas. Su estado, reportado como grave, mejoró al paso de unas semanas. Sufrió una falla de riñón, apoplejías e, incluso, debió sobrevivir gracias a soporte vita y cuidados críticos. Ahora, el mismo Odom reveló más detalles sobre su situación médica. 

En un vídeo blog con el comediante Kevin Hart, Odom, quien fungió como invitado especial, afirmó que sufrió 12 derrames y seis ataques cardíacos durante el estado de coma. Esto, aunado a sus problemas en los pulmones y riñones, hacen de su supervivencia un "milagro médico", como aseguró que lo llaman los doctores. Los exámenes médicos aplicados durante la crisis revelaron que Odom había ingerido grandes cantidades de cocaína en las horas previas al incidente.

Desde su experiencia cercana a la muerte, Odom ha entablado un proceso de rehabilitación y sobriedad. Ha aparecido en diversos comerciales y en colaboraciones en medios de comunicación. En diciembre de 2016, se consumó su divorcio con Khloé Kardashian, un proceso que se detuvo durante su periodo de recuperación.

Lamar Odom debutó en la temporada 1999-2000 de la NBA con Los Angeles Clippers, equipo que lo seleccionó en el draft de aquel año como cuarto pick de primera ronda. Formó parte de la selección estadounidense que ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. Jugó durante 14 temporadas en la liga; después de Clippers pasó al Miami Heat, antes de llegar a los Lakers, donde llegó a su máximo esplendor. Los títulos en 2009 y 2010 constituyen el punto culminante de su carrera. Después pasó a Dallas y cerró su trayectoria donde la comenzó, en los Clippers. Una lesión crónica en la espalda, agravada tras su paso por el Baskonia español, precipitó su retiro. Y su vórtice descendente hasta (casi) la muerte.