Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A

Bell prefirió el dinero… y lo tendrá en un equipo del montón

Estados Unidos

Le’Veon Bell enloqueció. Se dejó llevar por la avaricia y seguramente se retirará siendo multimillonario. ¿Títulos? ¿Legado? Esa es otra historia. Según reportes, Bell rechazó un contrato por cinco temporadas y 70 millones de dólares, oferta que le hicieron los Steelers horas antes de que se cumpliera el plazo para firmarlo con la etiqueta de “Jugador Franquicia” por segundo año consecutivo. Bell ganará la nada despreciable cantidad de 14.5 millones de dólares en 2018, 6.3 millones más que Devonta Freeman (Atlanta Falcons), el segundo corredor mejor pagado de la NFL.

Pero Bell quiere ganar -según reportes- 17 millones anuales. Eso es lo que ganará este año Matt Ryan, quarterback de Atlanta.

La de 2018 será la última temporada de Bell en Pittsburgh y en marzo de 2019 será probablemente el agente libre más cotizado del mercado.

¿Qué equipos podrían firmarlo? Jets (87.9 millones de dólares), Bills (76.2 mdd), Seahawks (66.4 mdd), Bengals (64.5 mdd), Colts (63.1 mdd) y Texans (60.3 mdd) son serios candidatos por estar entre los que más espacio tendrán en el tope salarial en 2019.

Rams (72.3 mdd) y Cowboys (50.6 mdd) también tendrán dinero para gastar, pero ahí están Todd Gurley y Ezekiel Elliott, respectivamente, así que Bell no tiene cabida ni en Los Angeles ni en Dallas.

Quizá los Texans sean los únicos considerados contendientes en esa lista. El resto son franquicias mediocres en las que Le’Veon difícilmente podría ganar un Super Bowl. Y los Steelers no necesitan a Bell para ganar otro título de la NFL. Necesitan a Ben Roethlisberger.

Hay que remontarse a los títulos de los Cowboys en los 90 para descubrir la ocasión más reciente en la que un corredor fue la pieza más importante de un campeón del Super Bowl. Los Eagles, por ejemplo, fueron campeones con un backfield conformado por LeGarrette Blount, Jay Ajayi y Corey Clement.

En la NFL la tendencia son backfields compartidos por dos o hasta tres corredores. Los Patriots han ganado sus títulos con Blount, Dion Lewis, James White, Shane Vereen, Brandon Bolden, Corey Dillon, Antowain Smith, Kevin Faulk y J.R. Redmond.

Y Pittsburgh ganó dos Super Bowls con Willie Parker en el backfield. No, un corredor -incluso uno tan talentoso, productivo y dinámico como Le’Veon Bell- no hace diferencia en la NFL cuando se trata de ganar un campeonato.

Bell prefirió el dinero y no los títulos.

La plata la tendrá a partir del próximo año. Tendrá su gran contrato multianual que le pague 17 o 18 millones de dólares al año, pero probablemente en un equipo del montón.

Lo que hizo Kirk Cousins, quien fue etiquetado dos veces como “Jugador Franquicia” por los Redskins y luego se convirtió en agente libre para firmar un contrato por 84 millones de dólares, solamente lo puede hacer un quarterback en esta liga.

Bell pudo convertirse en leyenda de los Steelers, pero quizá se despida de la franquicia sin un título y convertido en uno más de la larga lista de rácanos en la historia de la NFL.

0 Comentarios

Normas Mostrar