Rockets
95
Warriors
92
Finalizado

ROCKETS 95-92 WARRIORS

57 puntos de Harden y Paul apagan a los Warriors

Partidazo brutal en el Oracle Arena: arrasó Golden State con un 0-12 inicial, volvió Houston, Curry revivió a base de triples y definió Ariza. Serie empatada a 2.

Estados Unidos
0
Chris Paul y James Harden, jugadores de los Houston Rockets
Marcio Jose Sanchez AP

La final de la Conferencia Oeste adquirió velocidad crucero hasta su cuarto capítulo. Un partido con mayúsculas y subrayado. Al fin. Los triples como bombas de racimo, los 'momentum'  en vaivén, sangre sobre el parqué, el aro que escupía los mates, las redes que se bamboleaban. 95-92, vivos salieron los Rockets del tiroteo en Oracle Arena, ante una multitud frenética y un pelotón, liderado por Curry, disputo a prender fuego a los depósitos de petróleo a su retirada. Noche de sucesos en Oakland: primera victoria en excursión a la Bahía de los Rockets, de por vida, en postemporada. La racha de victorias en fila en el propio hogar, arrebatada a los Bulls de Jordan, se detuvo para los Warriors en 16. La final del Oeste, en punto de ebullición ahora, se garantizó un sexto partido, al menos. Y qué bueno. Baloncesto en bacanal.

El partido fue demencial desde su apertura: los Rockets tardaron cinco minutos y 18 segundos en anotar sus primeros puntos del encuentro; su sequía inicial más prolongada del curso. Entre tanto, los Warriors aprovecharon que su rival permanecía en los vestuarios y ensayó a placer desde el punto que les diera la gana. 0-12. Mike D'Antoni cruzó las manos en dos ocasiones. La dejación requería de cirugía de emergencia. Antecedente irónico: ¿último equipo que tardó más de cinco minutos en encontrar las redes en un juego de playoffs? Correcto, los Warriors del récord 73-9, en el sexto encuentro de las catárticas finales de 2016: en el que Curry se deshizo de su protector bucal y en el que LeBron hizo premonición.

900
900
900
1067
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
Ver galería

Las mejores fotos de la victoria de los Rockets en el juego 4

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

La plegaria de Steph Curry en el primer cuarto que formó parte de los primeros 12 puntos iniciales.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Seis triples de Curry en total en toda la noche.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

James Harden embocó 30 puntos y 3 triples (de 12 intentos) en la noche.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Kevin Durant, luchando contra Capela en la llave. Tuvo 27 puntos y 12 rebotes, uno de los dos doble-doble que tuvo Golden State en el partido.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

James Harden intenta pasar la marca de Jordan Bell

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

El duelo fue muy rudo en las pinturas. En el último cuarto, los Warriors solo embocaron una canasta dentro de la llave.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

La férrea marca de Gerald Green contra Steph Curry. Quien anotó 28 puntos en el encuentro.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Curry, en uno de sus tantos duelos contra James Harden. Le ganó en al menos tres. Harden también tuvo sus victorias.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

En el tercer cuarto, Stephen Curry anotó 17 puntos, cuatro triples: las mismas unidades que los Warriors en todo ese parcial.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Ahora, un duelo Harden vs. Curry.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Con esta canasta, a pase de Harden, Chris Paul puso el partido a una posesión de distancia a pesar del 0-12 de arranque que marcaron los Warriors.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

A Clint Capela también le asignaron la marca de Curry. Y poco pudo hacer para detenerlo.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Tiro largo de Harden en el último cuarto que encontró redes.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Otro duelo que definió la noche: PJ Tuckers vs Draymond Green

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Four

Trevor Ariza, el factor X de los Rockets. 9 puntos y 3 rebotes para el de origen dominicano.

1 / 15

Los Rockets desatendieron el mal augurio californiano y reactivaron su armamento. Del 50% de campo, los Warriors descendieron al 40 en el segundo cuarto, toda vez que Gerald Green persiguió hasta la saciedad a Curry y Durant, investido de operario, ejecutó desde las sombras, por si debía custodiar a Harden y a Paul, dos bestias con grilletes. El metal se rompió y Harden relució la Barba. Chris Paul comenzó a multiplicar por tres y Harden no temió en torturar ni a Looney ni a Green, dos mazapanes. Harden obró el mate del año, un ganador All-Star que haría ruborizar el vuelo en V de Michael Jordan: vuelo furioso, mano izquierda recta, violenta, el canasto se atascó, un bombazo entre redes, un ruido nuclear. Green quedó en ruinas. Las palmas de las manos no serían más que cicatrices. El juego de pantallas permitió a Paul liberarse de custodia y desde la línea de libres CP3 confirmó el rumor: los Rockets dieron el golpe de Estado.

Y llegó la combustión de Stephen Curry (28+6+2). Suyo fue el primer triple del partido y cuatro en el tercero. Uno tras otro. Pum, pum, pum. Sin aliento. Sin resquemor. Ni Harden, ni Paul, ni Capela. Trazó cuatro arcoiris a lo largo de la Bahía para que las aguas se partieran, desde Oakland hasta San José. Él solo embocó 17 puntos, los mismos que los Rockets en todo el tercer parcial, karma instantáneo: el outscore de los Rockets en el segundo manga fue 34-17. Mike D'Antoni debió preverlo. El tercer cuarto es la media noche de Curry, hombre lobo: 35 puntos combinados en el capítulo, 28 en el resto en los dos últimos encuentros. El bloqueo de Ariza sobre Steph, acto de ilusionista y aparición furtiva por el lado ciego, fue premonitorio.

Harden (30+4+4) y Paul (27+2+4) aún tenían dinamita guardada en las bodegas del Oracle Arena. Ello, y que a Curry le fue robada la gema, que Capela destapó la pintura de guerra y que Ariza pulió la metralleta. Los minutos finales fueron un tiroteo indiscriminado contra los Warriors, desprovistos de chaleco antibalas, borbotando sangre por doquier, y un Oracle Arena aterrorizado. Mientras Harden incursionó en la pintura como en propio jardín, Paul prosiguió con las clases de danzón y Ariza encontró los desiertos que Steve Kerr no advirtió. Un pase a mano, estética pura, de Paul a Ariza, ubicado en la esquina profunda, descorchó la humareda en Oakland. La réplica frontal de Gordon, tras abrir el paso a Paul con una cortina para detener a Green, decretó el luto. Aún, el tiro desesperado de Thompson terminó con falta a Paul y una falla de CP3 desde el paredón. Curry casi escribe un milésimo milagro, pero la noche no admitía más emociones.

12 puntos en el último cuarto (el peor perfomance ofensivo en un parcial desde que existe el reloj de disparo de 24 segundos) y 14% de campo (3-18) no son argumentos para vencer; menos si Harden y Paul, sedientos de sangre (aunque sin doble-doble, siquiera), esperan bajo trincheras prestos a la inmolación. Y eso que D'Antoni dejó a su banquillo en Houston; solo Green fue requerido por él. El resto, a mascullar. La estrategia, exprimir a Harden hasta la extenuación, rindió.

La final del Oeste no ha hecho sino empezar.