Los Angeles Dodgers

Los Dodgers: Los Ángeles caídos de las Grandes Ligas

Los Dodgers: Los Ángeles caídos de las Grandes Ligas

Jayne Kamin-Oncea

AFP

El campeón vigente de la Liga Nacional atraviesa por una crisis total y el panorama solo se oscurece. ¿Hay esperanza para el conjunto de California?

Estados Unidos

Nada describe mejor una crisis que una barrida de cuatro juegos en casa a manos de los Cincinnati Reds. Ahora, los Dodgers están en territorio inexplorado y en, en su búsqueda de respuestas solo encuentran más preguntas.

Sí. Los Dodgers están en crisis.

Los campeones vigentes de la Liga Nacional llegaron a la temporada 2018 con sueños de octubre y una nómina lo suficientemente elevada para comprarlos. Pero el béisbol les ha dado la espalda y el resultado es el peor inicio luego de 40 partidos (16-24) desde que la franquicia se mudó a Los Angeles en 1958.

Podría parecer prematuro hablar de una crisis con 120 partidos por delante, pero el panorama en el soleado sur de California comienza a nublarse rápidamente y, de la manera en que les están saliendo las cosas a los Dodgers, todo ese camino por delante también podría significar más tiempo para rezagarse.

Simplemente, Dave Roberts y los Dodgers ya no saben por dónde viene el siguiente golpe. Sus tres mejores jugadores de 2017 (en WAR), Justin Turner, Corey Seager y Clayton Kershaw están en la lista de lesionados y Seager no va a volver esta temporada. Hyun-Jin Ryu y Rich Hill no están precisamente saludables.

Eso no es lo peor. El bullpen que fue la bujía en el camino de los Dodgers a la Serie Mundial del año pasado, es ahora la espina en el costado de la novena. El cerrador Kenley Jansen tiene una “efectividad” de 4.77, esas son 3.4 carreras más por cada nueve entradas de las que admitió el año pasado. Cuatro de los ocho relevistas con al menos 10 apariciones, tienen ERA por encima de 4.35 y como resultado son el penúltimo peor equipo de la Liga Nacional con 14 salvamentos.

El rendimiento está a la baja y la salud no está de su lado. Pero debe haber algo que le esté saliendo bien a los Dodgers, ¿cierto? Falso. La ofensiva también vive aletargada. No solo son las ausencias de Seager y Turner. Entre todos los jardineros de los Dodgers suman apenas 11 jonrones en la temporada. Del otro lado del condado, en Anaheim, Mike Trout tiene 12 sin ninguna ayuda.

Pero el béisbol es un deporte de pulgadas. De precisión absoluta. Y son esas pulgadas las que han ido en contra de los Dodgers en cada oportunidad. No es nada nuevo. Es un maleficio que arrastran desde la Serie Mundial, en donde tres de sus cuatro derrotas fueron por dos o menos carreras, exhibiendo a Roberts en el proceso.

Este 2018 es más de lo mismo. Los Dodgers tienen marca de 4-6 en duelos definidos por una carrera. Y si la diferencia es de dos o menos, ese registro empeora a 4-12. Dejar de hacer las pequeñas cosas es la receta perfecta para el fracaso.

¿Hay tiempo para enmendar la situación? Desde luego. Pero algo debe cambiar pronto, y el presidente del equipo Andrew Friedman ya dijo que no será el puesto de Roberts. ¿Entonces?

0 Comentarios

Normas Mostrar