Otro robo, suma y sigue

Miami

Es un no parar.

Que haya seis árbitros en el campo y que nadie haya visto la mano de Marcelo, o que no hayan visto el penaltI de Sergio Ramos es para ver Netflix y dejar de creer en el fútbol.

Sobre el portero alemán es mejor no decir nada porque sino me echarían del planeta Tierra.

Sobre lo de “hola, soy el Bayern y le meto seis goles a la banda del Borussia”, a “hola, soy el Bayern y no le meto un gol ni al arcoiris”, van quince días.

Seamos serios, no se puede llegar treinta veces y no meter más goles.

El Bayern no ha perdido por el árbitro, que es muy malo, ni ha perdido porque no han metido más goles, sino que ha perdido porque no hay un líder.

Ni Matthäus, ni Klismann...incluso ni Papin hubieran permitido este funeral.

Falta carisma, liderazgo, energía, creer, sufrir y dejarse el alma. Hace tiempo que el Bayern no es así.

Lewandowoski es una broma. Ribéry no se la pasa ni a su sombra, Thiago hoy ha corrido un poco y el mejor; a James me lo cambian cuando faltan quince minutos. El esperpento estupendo.

¡¡¡No cambies al mejor jugador de los dos partidos!!!

Seamos del todo sinceros, el Liverpool se merece ganar esta Champions.

Salah se merece ganar y empezar a hacer historia, o no.

0 Comentarios

Normas Mostrar