Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • MotoGP
  • Mundial
  • Serie A
  • Liga Chilena
  • Hoy en As
Liga Ascenso MX Apertura
FINALIZADO
Leones Leones LEO

2

Celaya Celaya CEL

0

Liga Mexicana - Apertura

El concierto de Thompson despide a los Spurs de Ginóbili

Spurs
91
FIN
99
Warriors

NBA

El concierto de Thompson despide a los Spurs de Ginóbili

Klay Thompson y Kevin Durant, de Golden State Warriros

Ben Margot

AP

Otra actuación premium del 'Splash Brother' (24 puntos, 50% de campo) y para catapultar a los campeones defensores a las semifinales de conferencia ante los Pelicans.

Estados Unidos

La historia de los Warriors enternecedores, los del 73-9, los del pasmo y el abrumo, los que masacran sin clemencia, los que revolucionan nociones estéticas; la historia sigue donde, quizá, terminó la de 'Manu' Ginóbili. En una noche ciclónica, que Thompson, Ginóbili y Lamarcus Aldridge convirtieron en un festival de fuegos pirotécnicos, Golden State apeó a los dirigidos del enlutado Gregg Popovich, cubierto desde el fin de semana por el magnífico Messina, y sus planes de perpetuar su hegemonía, puño de hierro, continúan avante. Para ello, pasó por un vaivén sensible para sistema cardiacos sensibles: resposo, maquinaria al límite, suspiro, susto y angustia. Ginóbili puso el arte y el tesón. Aldridge, los puntos y el rostro adusto; el gen Popovich. Y Thompson, las bombas de destrucción masiva. 

Así se vivió la narración en directo del partido.

Primer tiempo con paridad de fuerzas, definido por un parcial exprés de 0-7 en el primer cuarto, tres dobles kilométricos para abrir boca de Thompson, Kevin Durant al mando de los trazos del pick & roll, Draymond Green como un cacique de las pinturas y apariciones furtivas de Parker, Aldridge y Murray. La espuela en el zapato fue Patty Mills, un francotirador de élite de las fuerzas especiales australianas: tres triples en sus tres primeros ensayos. Y cuando despertamos, Ginóbili seguía ahí, diría Monterroso. Impasible, eterno. Fue 'Manu', invisible a los estragos del tiempo, quien apuntó la primera vez que los Spurs aventajaron (18-17). El gusto duró poco. Durant, frenos sobre el parqué, apagó la rebelión. Thompson siguió a rienda a suelta y Parker experimentó una regresión que duró el aletear de un colibrí. Messina no encontró solución al problema de toda la noche: Thompson camuflado en el perímetro y liberado de marca con el pase hacia afuera y el triple franco.

Y jamás solucionó Messina pese a que las prestaciones de su equipo mejoraron en la pintura (48-47 rebotes); la clave, la mira averiada: 37% de campo contra el 44% que marcaron los de Kerr. Sin puntería, no hay baloncesto, pese a que los fundamentos de origen delinearon un deporte distinto al que ha evolucionado en los últimos tiempos. Empero, siguió Thompson luciendo repertorio, Mills incombustible (hasta el tercer cuarto llegaron sus primeros puntos sin triple) y Durant, con más pintura en los pantalones rasgados que lentejuelas, un albañil bajo el tablero propio y un artista desde el perímetro (8 de 19 de campo) y un triple que volvió a servir de represor (63-77). KD, el 19° máximo anotador en playoffs (superó a un mito: Kevin McHale). En tanto, Ginóbili se apuntaba otro pedazo de historia: 2,000 puntos desde el banquillo; el que más en la historia de la NBA. No te retires nunca, Manu.

La clarividencia del 'bahiense' cargó con los Spurs en pena y reactivó a Aldridge, un guerrero pretoriano que comenzó a recolectar puntos y tiros libres como Aquiles víctimas en Troya (30 puntos, líder de la noche). El tándem tuvo su contraparte en Shaun Livingston, de gafas oscuras desde octubre, un sexto hombre en plenitud ahora (8 puntos, 4 desde la pintura, a-lo-Shaq). Pero la rendición no está nunca en los planes de Manu. Los balones que enviaba desde la llave, retacados de pintura, siempre encontraron a Anderson, a Aldridge, y al curador de un museo. El orgullo, el amor propio. La dignidad. No te reitres nunca, Manu. 91-93. Pero Kerr puso los hielos, sacó a Durant del caos y éste respondió con un doble desde el codo. Bomba nuclear sobre San Antonio. El partido acabó y Manu no se había rendido aún. Y seguirá sin hacerlo cuando los Warriors estén sobre el parqué para las semifinales de la Conferencia Oeste contra los Pelicans, a iniciar el próximo 28 de abril. Steve Kerr piensa igual que nosotros. No te retires nunca, Manu.

San Antonio Spurs v Golden State Warriors - Game Five

0 Comentarios

Normas Mostrar