En el NFL Draft manda el talento, no la necesidad

Estados Unidos

La agencia libre y el Draft son las dos únicas vías para construir un equipo en la NFL. ¿Cuál es más importante? Creo que que tienen exactamente el mismo peso específico.

En el Draft vas a encontrar a tu quarterback franquicia (salvo excepciones que confirman la regla, como Drew Brees en Saints), y en la agencia libre podrás sumar al roster jugadores de experiencia que, deseablemente, sean capaces de tener un impacto inmediato.

Así fue como los Patriots construyeron esa dinastía y así es como han sido capaces de mantenerse como uno de los mejores equipos de la liga durante más de 15 años.

La pieza clave, por supuesto, es Tom Brady.

Ahí están los campeones Philadelphia Eagles, que hace un par de años escalaron posiciones en el Draft (del pick 13 al 8 y luego al 2) para reclutar a Carson Wentz, la principal razón por la cual terminaron con el mejor récord de la NFC y jugaron toda la postemporada en casa.

Lo mismo tratan de hacer los Rams, que en ese mismo Draft 2016 convirtieron a Jared Goff en el primer quarterback de la Universidad de California en ser elegido con la primera selección global desde 1975 (Steve Bartkowski, a los Atlanta Falcons).

Este año el equipo angelino ha sido el más activo en la agencia libre y en el papel parece contendiente en la NFC, después de ser eliminado en la primera ronda de los Playoffs en 2017.

Los Texans creen haber encontrado a su quarterback en el Draft del año pasado: Deshaun Watson, la decimosegunda selección de la primera ronda. Houston parecía encaminado a los Playoffs, pero una lesión del producto de Clemson terminó con las aspiraciones del equipo del coach Bill O’Brien.

No es una regla, pero normalmente los equipos que eligen primero en el Draft necesitan un quarterback.

Cleveland Browns, New York Giants, New York Jets y Denver Broncos poseen las cinco primeras selecciones globales del Draft 2018 y quizá los Giants sean los únicos que decidan no reclutar un pasador en la primera ronda.

Los Browns, que han ganado uno de sus más recientes 35 juegos, tienen las selecciones 1 y 4. Con ellas, el gerente general John Dorsey debería reclutar al quarterback del que se ha enamorado y luego el mejor jugador disponible, que increíblemente podría ser el corredor de Penn State, Saquon Barkley, considerado por la mayoría de los scouts como el mejor de la Clase 2018.

Sam Darnold (USC) o Josh Rosen (UCLA) son los favoritos para convertirse en el nuevo quarterback de los Browns, que desde 2004 han reclutado 8 pasadores, incluidos tres en primera ronda: Brady Quinn en 2007, Brandon Weeden en 2012 y Johnny Manziel en 2014.

El año pasado, con el pick 52 (segunda ronda), los Browns seleccionaron a DeShone Kizer, quien fue titular 15 partidos y terminó con 11 touchdowns y 22 intercepciones.

Después de que tres o cuatro quarterbacks (Josh Allen, Baker Mayfield y Lamar Jackson son los otros candidatos) hayan escuchado su nombre en el AT&T Stadium de Arlington, Texas, una serie de jugadores defensivos se convertirán en el centro de atención del Draft.

Bill Polian, exgerente general de los Buffalo Bills e Indianapolis Colts, dice que lo mejor que puede hacer una franquicia de la NFL es confiar en el tablero con su propio ránking de prospectos y reclutar al mejor jugador disponible y no lo que “necesite” el equipo.

Y lo mejor disponible serán estos defensivos: DE/OLB Bradley Chubb (North Carolina State), S/CB Minkah Fitzpatrick (Alabama), CB Denzel Ward (Ohio State), S Derwin James (Florida State), LB Roquan Smith (Georgia), LB Tremaine Edmunds (Virginia Tech), DE/OLB Marcus Davenport (UTSA), DT Vita Vea (Washington) y CB Josh Jackson (Iowa).

Son muchas circunstancias las que juegan a favor o en contra de un novato en la NFL, pero la noche del jueves los 32 equipos se sentirán satisfechos.

Bueno, 30, porque ni Rams ni Chiefs tienen selección de primera ronda.

0 Comentarios

Normas Mostrar