Thompson, Durant y Green, el 'Big Three' de los Warriors

NBA

Thompson, Durant y Green, el 'Big Three' de los Warriors

Klay Thompson y Kevin Durant, jugadores de Golden State

Eric Gay

AP

Klay Thompson, Kevin Durant y Draymond Green, el 'Big Three' de los Warriors de Golden State sin Steph Curry en los playoffs de la NBA 2018.
Final NBA: Rockets vs Warriors

Estados Unidos

Tres semanas después del esguince de rodilla sufrido ante los Hawks, cuando celebraba su regreso después de seis partidos entre algodones, la ausencia de Stephen Curry cicatriza en Golden State.

Por ello, Steve Kerr ha debido improvisar ante la llegada de los playoffs, después del patético final de temporada regular, en el que el lastre de las lesiones atrofiaron la salud de los campeones vigentes(seis derrotas en sus últimos 10 partidos).

Kerr subió el tonelaje de su quintero inicial (Durant, Green, McGee, Thompson e Igoudala; 2.03 de estatura promedio, superior al 2.01 que marca la alineación original Curry, Durant, Green, Thompson, Pachulia), y ha conferido en Durant, un alero con alma de guardia, un porcentaje de las funciones (irremplazables) que cumple a cabalidad Steph.

No dirige el tránsito con la misma prospia, ni posee el demencial tiro en carrera ni la clarividencia para el pase interno. Pero basta con su .528% de campo y el liderazgo calmo que siempre ha predicado. 

Sin embargo, ha sido Klay Thompson quien ha cargado con la responsabilidad de 'Splash Brother'. Su desempeño en los playoffs ha sido ciclónico. Tira para el .633 (!) de campo, el .650 en triples (!!) (lleva 13 en tres partidos de la zaga contra los Spurs) y supera los 25 puntos por encuentro.

Gregg Popovich no ha encontrado la forma de detenerlo, siempre hiperactivo sobre el perímetro, la mira calibrada y la mano en fuego.

Draymond Green, con porcentajes que median los de Thompson, cierra el 'Big Three' que debe hacer pasar la ausencia de Steph, toda vez que Kerr no confiere los comandos a Shaun Livingston (394 puntos en todo el curso, paupérrimo), e Igoudala posee aptitudes de escolta a pesar de sus dimensiones.

El liderazgo moral de Durant, el momentum de Thompson y el tesón ofensivo de Green han maquillado la desaparición de Curry. Sin 'Steph', los Warriors pierden ritmo (99.6 posesiones cada 48 minutos en la temporada regular, 97.33 en playoffs), pero el rating ofensivo se potenció (de 113.6 a 118).

Por ahora, no hay Curry a quien llorarle. Antes de los playoffs, su marca sin 'Steph' era de 17 victorias y 14 derrotas, comparado con el 41-10 que marcaban cuando sí alinea en el quinteto inicial. Sin él, sufrieron en Utah su peor derrota de la campaña en el mismo cierre de la misma y una de las más álgidas en la era Steve Kerr (119-79). Pero los Spurs han opuesto la misma resistencia que los californianos en Salt Lake City; es decir, ninguna. La próxima aduana, el Jazz o el Thunder, no serán tan acomedidos.

0 Comentarios

Normas Mostrar