Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Ascenso MX Apertura
Potros UAEM Potros UAEM POT

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Mineros Mineros MIN

-

Leones Leones LEO

-

Venados Venados VEN

-

Tampico Tampico TAM

-

Liga Mexicana - Apertura
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

El acuerdo de Colin Kaepernick y Seahawks depende de una rodilla

Seattle Seahawks

El acuerdo de Colin Kaepernick y Seahawks depende de una rodilla

El acuerdo de Colin Kaepernick y Seahawks depende de una rodilla

USA Today Sports

USA Today Sports

Según unas versiones, le ofrecieron un contrato si dejaba de arrodillarse durante la interpretación del himno y el jugador se negó a aceptar esa exigencia.

La historia es la siguiente: los Seattle Seahawks habían previsto tener una jornada de trabajo con Colin Kaepernick previa a un posible contrato.

La jornada de trabajo ha sido cancelada.

Según unas versiones, el motivo de la cancelación es que los Seahawks le propusieron al jugador que si quería fichar por el equipo se comprometiera a dejar de arrodillarse ante el himno y éste se negó.

Según otras versiones, los Seahawks solamente han retrasado la prueba porque prefieren que John Schneider (general manager) y Pete Carroll (head coach) mantengan con Kaepernick una entrevista personal, previa a la sesión de entrenamiento, en la que se abordarán muchos temas personales, incluidas sus protestas durante el himno.

Entre medias, Mark Geragos, abogado del jugador, insiste en que retirará la demanda contra la NFL y sus propietarios, por conspirar para no darle trabajo a Kaepernick por motivos ideológicos, en el momento en que un equipo le contrate.

Al final, la NFL se ha metido en un buen lio porque nadie quiere contratar a Kaepernick.

Es innegable que es mejor jugador que algunos de los quarterbacks que han encontrado equipo en esta agencia libre y en la anterior. Y es imposible imaginar que el motivo principal no sea su intención de seguir arrodillándose durante la interpretación del himno.

También es innegable que la mayoría de los equipos, si no todos, prefieren no tener jugadores problemáticos en su plantilla. Y si los tienen es porque son tan buenos, tan decisivos, que merece la pena pagar el peaje de sus declaraciones, extravagancias y demás. Podemos discutir mucho sobre la calidad de Kaepernick, pero creo que todos estaremos de acuerdo en que no está en esa élite a la que se les consiente todo.

En su última temporada en los 49ers, Kaepernick fue elegido por los demás miembros de la plantilla de San Francisco como el mejor compañero del vestuario. Sin embargo, solo dos años antes era criticado por esos mismos compañeros como un tipo introvertido que no se relacionaba e iba a lo suyo. Es posible que tuviera un importante cambio de carácter, aunque también puede ser que ese cambio de percepción tenga que ver con la polémica creada a su alrededor.

El año pasado por estas fechas se discutía si Kaepernick debía ser titular en algún equipo. Ahora ese debate ha quedado antiguo. Prácticamente nadie cree ya que pueda ser titular. La discusión es, simplemente, si puede ser un quarterback suplente. Y en ese tema volvemos otra vez a la pescadilla que se muerde la cola. Por supuesto que tiene calidad de sobra para ser un gran quarterback suplente (y tal vez hasta titular en su mejor versión), pero su presencia mediática quizá no sea la ideal para dar estabilidad a un vestuario. Quizá sea un gravísimo error y quizá se pueda achacar a una conspiración entre los propietarios, o a un simple acuerdo tácito, pero creo que no hay que cerrar la puerta a que cada uno de esos propietarios piense que su plantilla mejoraría con Kaepernick como segundo quarterback, pero que ese paso puede significar meter a un zorro en el gallinero que, con todas las implicaciones que le rodean, termine por desestabilizar a su equipo.

A estas alturas no voy a negar que Kaepernick no forma parte de ninguna plantilla de la NFL fundamentalmente por arrodillarse durante la interpretación del himno. Pero por otra parte, antes de empezar a colgar sambenitos a unos y a otros, me gustaría que analizaras el asunto con tranquilidad, intentando mirarlo desde todos los puntos de vista, con todos los pros y los contras, y pensaras qué harías tú si fueras propietario de un equipo de la NFL.

Estoy seguro de que muchos de los que habéis leído estas líneas ficharíais a Kaepernick sin dudarlo, y que muchos otros no lo haríais bajo ningún concepto. Y creo que todos tendríais razones de mucho peso y de sobra. Y todas ellas respetables.

La única duda que queda es si hay una orden interna dentro de la NFL que prohíbe fichar a Kaepernick a los 32 equipos por mucho que haya alguno que sí está dispuesto a hacerlo. Eso es lo que asegura Kaepernick, y el argumento de su abogado, Mark Geragos, para haber demandado a la liga.

Más allá de esa confabulación, creo que Kaepernick tiene el mismo derecho a arrodillarse o no que un propietario a ficharle o no después de analizar todos los pros y los contras de tenerlo en su plantilla.

También quiero hacer otras preguntas. ¿Puede obligar un juez a un equipo a contratar a un jugador? ¿Y a partir de ahí, qué? ¿Puede obligar ese juez a un equipo a convocar a ese jugador cada semana? ¿Puede obligar a que sea titular? ¿Puede imponer un salario? ¿Qué pasaría si un equipo ofreciera a Kaepernick solo el contrato mínimo para un quarterback de séptimo año? ¿Podría rechazarlo? Uff, demasiadas preguntas y todas muy complicadas.

Una vez más, y sin quitar ni dar razones, se confirma que deporte y política nunca se mezclan muy bien. Siempre terminan produciendo indigestión.

0 Comentarios

Normas Mostrar