Los millonarios que no han ganado nada

Estados Unidos

En la NFL es común -quizá más que en cualquier otro deporte- que se les pague sueldos multimillonarios a jugadores que en el papel tienen potencial de ser ganadores, pero que en realidad no han ganado nada.

La mayoría de esos jugadores son, por supuesto, quarterbacks. Es la posición más sobrepagada de cualquier deporte debido a lo escasos que son los quarterbacks franquicia. Hay equipos que pueden pasar 20 años o más en esa búsqueda.

Es la versión NFL de la ley de oferta y demanda.

Están tan sobrepagados, que los cuatro jugadores que más dinero van a ganar en 2018 son quarterbacks y ninguno de ellos tiene siquiera un triunfo en postemporada, ya no digamos un título de Super Bowl.

La lista la encabeza Kirk Cousins, recién firmado por Minnesota. Los Vikings le ofrecieron un contrato irresistible al ex pasador de los Redskins: tres años y 84 millones de dólares ¡garantizados! Léase, no importa si los clasifica o no a Playoffs o si termina con más intercepciones que touchdowns, Cousins (récord de 26 ganados, 30 derrotas y un empate en seis años en Washington) tendrá 28 millones de dólares seguros en su cuenta bancaria.

Ah, Cousins está 0-2 en Playoffs.

Jimmy Garoppolo es el segundo en la lista. Cinco juegos con los 49ers (todos triunfos) le bastaron al ex quarterback de los Patriots para que la gerencia general de San Francisco lo recompesara con un contrato de cinco años y 137.5 millones de dólares.

En 2018 'Jimmy G', quien tiene apenas siete juegos como titular (ninguno en Playoffs, claro) en cuatro años en la NFL, ganará 27.5 millones de dólares.

En la tercera posición está el veterano Matthew Stafford, quien esta campaña cobrará 27 millones de dólares.

En nueve años con los Detroit Lions, Stafford tiene un récord de 60-65 y tres juegos en postemporada, todas derrotas. El más reciente fue en 2016, cuando los Lions cayeron 26-6 ante Seattle.

Para completar la lista de estos millonarios-gana-nada tenemos a Derek Carr, quien se embolsará 25 millones de dólares este año.

Carr está por iniciar su quinta temporada con los Oakland Raiders, y quizá la más importante en su carrera pues lo hará bajo el mando del coach Jon Gruden, quien está de regreso en la franquicia que alguna vez lo despreció.

La de 2016 fue su mejor campaña. Terminó con récord de 12-3, 28 pases de touchdown y sólo 6 intercepciones. Los Raiders eran contendientes en la AFC hasta que una fractura en el pie al final de la campaña dejó fuera a Carr. Oakland fue eliminado en la primera ronda de los Playoffs.

La de 2017 no fue su temporada más brillante. Su marca fue de 6-9, con 22 pases a las diagonales y 11 intercepciones.

Carr tiene récord de 28-34 y aún no sabe lo que es jugar un partido de postemporada.

Si un jugador será observado con lupa en 2018, ése es Derek Carr porque se esperan maravillas de él ahora que trabajará para Gruden, un coach que es conocido por desarrollar al máximo el potencial de sus pasadores.

Cuatro quarterbacks, 107.5 millones de dólares y cero triunfos en Playoffs.

Sólo pasa en la NFL.

0 Comentarios

Normas Mostrar