La encrucijada en el futuro de Dez Bryant en Dallas

DALLAS COWBOYS

La encrucijada en el futuro de Dez Bryant en Dallas

Dez Bryant

Getty Images

Los números del polémico receptor de los Cowboys van consistentemente a la baja, mientras que su salario va en dirección contraria.

Dallas

Los números y las tendencias no están a favor de Dez Bryant en su incipiente disputa contractual con los Dallas Cowboys. Por otra parte, el polémico receptor tiene a su favor su saldo bancario y su inagotable autoestima.

Después de haber firmado un lucrativo pacto por cinco años y 70 millones de dólares en 2015, Bryant no ha registrado una sola campaña de mil yardas, solo tiene cuatro juegos de 100 yardas y la campaña anterior finalizó apenas con 69 recepciones para 838 a pesar de participar en los 16 juegos del calendario regular. Esos números, y un golpe de 16.5 millones de dólares en el tope salarial de 2018, son motivos suficientes para que los Cowboys quieran reestructurar su contrato.

El equipo parece tener buenos argumentos, pero no le digan nada de eso a Bryant, quien afirma que no ha escuchado del equipo o de su agente sobre la posibilidad de modificar el contrato. Él sigue apostando por una sola persona: Dez Bryant.

“Estoy listo para dejar mi huella. No me importa lo que dicen los demás. Todo aquel que no esté del lado de Dez Bryant me puede besar el trasero”, dijo en una entrevista con el Dallas Morning News.

Un deportista de alto rendimiento se alimenta de su confianza y es evidente que Bryant no piensa cambiar de dieta pronto. Sin embargo, el originario de Texas y aficionado de los Cowboys de toda la vida, tal vez tenga que tomar unas dosis de humildad si es que quiere cumplir su deseo de seguir con una estrella en el casco la próxima temporada. Los números simplemente no mienten. Han pasado 23 juegos desde su último partido de 100 yardas, el año pasado encontró la zona de anotación en apenas seis ocasiones y fue el número 28 de la NFL en yardas y el 24 en recepciones. Y no solo los números le dan la espalda, su actitud retadora y una evidente falta de química con el quarterback Dak Prescott también entran a la ecuación y solo para restar.

En su defensa, Bryant ha sufrido una serie de lesiones desde su última extensión contractual. En 2015 fue el pie, en 2016 la rodilla y asegura que durante la recta final del año pasado sufrió de tendinitis, aunque no perdió un juego por primera vez desde 2014.

Saludable o no, Bryant tendrá que cambiar o de salario o de equipo para el próximo año, así lo advirtió el vicepresidente del equipo Stephen Jones, hijo de Jerry, durante la semana al Dallas Morning News. “Todos sabemos que esto es un negocio en donde todos deben ser responsables. Vamos a trabajar para intentar entender qué es lo más conveniente para nuestro negocio”.

Esa es la (no tan sutil) manera de afirmar que se viene una contenciosa negociación con Bryant en donde los Cowboys tienen todas las cartas, considerando el incentivo de ahorrarse 12.5 millones de dólares en sueldo y 8.5 en el tope salarial con solo cortar el cordón. Parece que Dez Bryant solo tiene dos opciones, aceptar un nuevo salario más acorde a su producción reciente, o jugar hasta el final con sus cartas en una partida de póker que podría llevarlo fuera de Dallas.

0 Comentarios

Normas Mostrar