Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Copa Libertadores

Barça-Sevilla, final en busca de campo

Jugadón de Luis Suárez, que quiebra soberbiamente a Garay, pase cruzado al otro lado del área y Coutinho que aparece para marcar. Un remate difícil que va al palo contrario y entra mientras Jaume, que viene corriendo de un palo al otro, cae hecho un ovillo dentro de la portería. Acababa de empezar la segunda mitad, y ahí murió esta bonita semifinal. El Valencia necesitaba tres goles, una montaña. Por cierto, Coutinho entró tras el descanso, en sustitución de André Gomes que, como de costumbre, hizo nada y menos. Da la sensación de que alinearle de cuando en cuando es un acto de caridad que han compartido Valverde y Luis Enrique.

Luego repetiría faena Luis Suárez, arrebatando el balón a Gabriel Paulista para regalarle ahora el gol a Rakitic. El Valencia había notado mejoría cuando sacó a Guedes, que anda entre algodones, pero su mejor ocasión se estrelló en Cillesen. Por su parte, Valverde optó por dar descanso sucesivamente a Iniesta y Piqué, este sustituido por Yerry Mina, que así hacía por fin su presentación con el Barça. Quedaba muy poco y estaba el partido ya 0-2. Sólo en esas condiciones decidió Valverde sacarle por Piqué, que andaba renqueante. Apenas se le pudo ver. Conclusión: pasa a la final el Barça, con toda lógica, porque fue mejor.

Será contra el Sevilla, el 21 de abril. ¿Dónde? Ahora empezará la juerga de cada año. Castro la pide para Sevilla, pero parece lógico pensar en Madrid, en el flamante Wanda Metropolitano. El Atlético la querría ahí, pero esa semana le toca recibir al Betis. Ya hay que aplazar los partidos Sevilla-Madrid y Barça-Villarreal de esa jornada. No será problema, porque los octavos de la Champions dejan dos semanas libres. Pero el Atlético-Betis es más difícil de aplazar, porque el Atlético está en la Europa League, que va por dieciseisavos y no deja semanas libres. Una idea es: sábado 21 la final, y lunes 23 Atlético-Betis. El Bernabéu no cuenta, claro.