Liga MX

Las cinco cábalas de Ricardo La Volpe más destacadas en su carrera

El técnico argentino es bien conocido por sus distintas prácticas para llamar a la buena suerte en el fútbol. Te presentamos cinco de sus rituales más inverosímiles.

México DF
0
Ricardo La Volpe, Cábalas
@LaBoticaGrafica Tomada de Twitter

Ricardo La Volpe es bien conocido por sus distintas cábalas durante su carrera como director técnico. El estratega argentino, quien dirigió a la selección mexicana en el mundial del 2006, además de una vasta experiencia, cuenta con una extensa recopilación de prácticas para llamar a la buena suerte en el fútbol.

Además de las ya tan conocidas como la tradicional corbata del dragón o escuchar el himno nacional desde el túnel, te presentamos las más destacadas a lo largo de su trayectoria en el fútbol mexicano.

5 | Dormir siempre con la cabeza hacia el sur

Sin importar la orientación de la cama en la que dormiría, Ricardo siempre debía de recostarse con la cabeza apuntando al sur. Para ello, colocaba una brújula sobre la cama para conocer la orientación requerida y de ser necesario, dormía de forma trasversal para continuar con su ritual aconsejado por su asistente personal.

4 | No saludar a su rival antes del juego

En el Clausura 2016, cuando dirigía a Jaguares, enfrentó en la selva a Miguel Herrera, técnico de Xolos. El llamado ‘Piojo’ conocía de su cábala, por lo que lo busco antes del silbatazo inicial para estrechar su mano, El juego terminó con derrota para La Volpe, lo que desató su furia contra quien fue su dirigido en el Atlante de 1993.

3 | Llegar tarde al estadio para ganar de último minuto

Según lo publicado por Felix Fernández, ex portero del Atlante durante la etapa lavolpista, en juego contra el América, en el Azteca, su charla previa en el hotel de concentración se alargó más de lo esperado. El equipo llegó a penas para vestirse y jugar, en encuentro que ganaron de último minuto.

2 | Visitar la misma iglesia a las dos de la mañana

En otra anécdota de Fernández, cada que jugaba en la capital michoacana, pedía que antes de llegar al hotel de concentración, el autobús parara en la misma iglesia sin importar la hora o el día. En una ocasión, arribaron a las dos de la mañana, y a pesar de ello, continuó con el ritual.

1 | Acariciar los testículos de Rocinante

En la temporada 1990-91, La Volpe era el timonel del Querétaro, equipo que se encontraba en zona de descenso. En juego trascendental contra Santos, en Torreón, su equipo ganó y se salvó de caer a segunda división. Aquel día, antes del encuentro, acarició los testículos de una estatua de Rocinante, caballo de Don Quijote de la Mancha, ubicada en un conocido cruce de la ciudad. Desde entonces, obligaba a sus dirigidos a realizar lo mismo en cada de visita en territorio lagunero.

Las 5 cábalas más destacadas de Ricardo La Volpe