El Sevilla espera al Valencia o al Barça

La aventura copera del Leganés murió en Sevilla, donde perdió dos a cero. Ese resultado pone al Sevilla en una nueva final, la primera en su época ‘post-Monchi’. Para el Sevilla, la pérdida de Monchi se traducía en una especie de orfandad en la que la primera noticia realmente buena es esta final. Llega ahí de la mano de Montella, entrenador italiano que desde su llegada ha ido dando pares y nones, pero que ahora está a noventa minutos de un título. El Sevilla lleva años aportando empaque y dignidad a nuestro fútbol, con sus éxitos europeos. Esta clasificación para la final de Copa ratifica su empeño en mantenerse arriba.

Fue un buen partido del Sevilla, coronado con ese gol del Mudo Vázquez cuando todavía, aunque fuera lejanamente, el Leganés podía soñar con un golpe de fortuna que le llevara a la prórroga. No se dio. Bastante había hecho con llegar hasta ahí, marcando una raya en su historia, al modo de las que se ven en cualquier ciudad fijando ese ‘hasta aquí llegaron las aguas’... Esta semifinal de Copa, a costa nada menos que del Madrid, es una medalla para el Leganés. Para el Sevilla se abre la ilusión de una final, que uno se imagina en el Wanda Metropolitano, sea ante el Valencia o el Barça. Un hito más en estos felices años del sevillismo.

¿Valencia o Barça? Lo veremos hoy, tras un partido que espero intenso. De un lado estará Messi, y creo que Piqué, cuya lesión por la fea patada de su tocayo Gerard Moreno iba para un mes según los primeros pronósticos, pero que felizmente no ha sido así. Mejor para todos. En Valencia veremos un partido bravo, ‘bronco y copero’, como se decía tiempo atrás, donde dos buenos equipos se sentirán próximos a una final que representa la gran fiesta del futbol español. Estar ahí supone mucho. Hoy veremos un gran partido, en el que el Barça parte con la ventaja de un 1-0 en la ida que obliga al Valencia. Fútbol copero, fútbol muy de verdad.