Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Portuguesa
Ligue 1

"Si el mercado se abriera ahora, LeBron se iría de Cleveland"

SIGUE LA CRISIS

"Si el mercado se abriera ahora, LeBron se iría de Cleveland"

"Si el mercado se abriera ahora, LeBron se iría de Cleveland"

Ken Blaze

USA TODAY Sports

Los Cavs acumulan números pésimos: 12 derrotas en 18 partidos, 1-8 contra los siete mejores... La tensión LeBron-despachos, al límite.
Final NBA: Cavs vs Warriors, juego 1

Estados Unidos

Lo normal, a estas alturas es así, es que los Rockets pasan sin miramientos por encima de los Cavaliers. Pero una cosa es saberlo a priori o leer sobre ello a posteriori y otra es verlo: por muy mal que estén estos Cavaliers desde hace ya más de un mes, todavía te tienes que pellizcar de vez en cuando viendo sus partidos. Su absoluta falta de pasión. Su dejadez estructural y emocional en defensa, su desconexión colectiva. Su falta de alma. Lo lejos que está LeBron James de una versión simplemente correcta de sí mismo. Los Cavaliers ganaron por 32 pero podrían haber ganado por mucho más. Ganaron cómo y cuándo quiso Chris Paul. Y mucho, muchísimo antes del final del partido. Muchísimo antes del final de la primera parte, de hecho.

Después de otra derrota, estos son los números que va apilando el campeón del Este en las tres últimas temporadas:

-12 derrotas en 18 partidos.

-1-8 contra los siete mejores equipos de la NBA, contra los que reciben además 114,3 puntos de media.

-Seis derrotas por más de 20 puntos. En lo que va de 2018, cuatro ya por al menos 24.

-LeBron tiene el peor +/- desde su temporada rookie. Desde el 1 de enero los Cavs tienen un -7,1 con él en pista.

-Isaiah Thomas debutó el 2 de enero. Desde entonces solo los Suns tiene peor net rating que los de Ohio. Con Isaiah, -7,2 puntos por cada 100 posesiones en total. Pero con él en pista, -14,8. Un desastre. El base promedia 15,2 puntos, casi la mitad que hace un año en Boston, con un 36% en tiros y un 23% en triples. Y solo da 4,1 asistencias por 2,8 pérdidas.

-Los Cavs están a la misma distancia (5 partidos) del segundo del Este que del noveno (fuera de la zona de playoffs). Los Wizards, cuartos, están ya a medio partido.

-Van ocho derrotas seguidas en los partidos con retransmisión televisiva a nivel nacional. Las últimas seis, por una diferencia total de 101 puntos (casi 17 de media).

-Con ya 21 derrotas, están en un 58,8% de victorias, la cuarta peor marca de LeBron en toda su carrera. Solo fueron peores en sus dos primeros años en la NBA y en la temporada 2007-08 (55%: 45-37).

-Dan Gilbert paga ahora 177 millones por el equipo. Con el payroll más alto de la NBA y un impuesto sangrante. La temporada pasada los Cavs perdieron 18 millones de dólares porque se fueron a 25 de impuesto.

Ahora mismo da la sensación de que no hay más gracia salvadora que el cierre de mercado del próximo jueves. Pero esta vez los Cavs no necesitan un retoque sino un electroshock completo. Y la caza mayor no está a tiro, y menos sin soltar ese pick de los Nets que no quieren soltar porque intuyen que ahora mismo lo normal es que LeBron se vaya en verano. Un círculo vicioso demoledor.

Ahora mismo, llegar a la Final por cuarta temporada consecutiva para los Cavs y octava para LeBron exigiría un esfuerzo sobrehumano al alero en su, hay que recordarlo, decimoquinta temporada en la NBA. Insisto: para encontrar allí a esos Warriors que le han obligado a repensar su legado y el tramo final de su carrera. O a los Rockets que les acaban de pasar por encima. O…

Y LeBron, que no está libre de culpa en todo lo que pasa, está dejando claro en pista que no está contento. Sin intención de liderar a su equipo, sin interés por los partidos, sin hacer ningún esfuerzo extra. Brian Windhorst, de ESPN y uno de sus periodistas cercanos, asegura que si la agencia libre se abriera mañana lo normal es que LeBron se fuera. Y que la tensión entre él y Dan Gilbert está en un punto casi de fractura. Su relación nunca ha sido buena. No lo era cuando se fue en 2010 y no lo era cuando volvió en 2014… a pesar de Gilbert.

Según Windhorst, LeBron está harto de ver (Paul George, Blake Griffin, Jimmy Butler, Carmelo Anthony…) cómo cambian de aires jugadores que podrían haber sido verdaderos golpes de efecto para sus Cavs. Y tampoco entiende que se permitiera tan dócilmente la salida de Kyrie Irving y que el eje de lo recibido por el base fuera una ronda de draft. Así que LeBron no está en chill mode, dejándose ir antes de subir revoluciones. Está verdaderamente incómodo, frustrado y desmotivado.

Pero es que, según la misma fuente, en los despachos (Gilbert…) tampoco están felices con LeBron, y ya no está David Griffin, el general manager que mediaba entre dueño y plantilla. Los Cavs creen que su estrella les ha puesto en una situación irresoluble al no aclarar nada sobre su futuro y le querrían recordar que tiene en su vestuario la plantilla más cara de la NBA y que Paul George estuvo cerrado en verano antes de que los Pacers se echaran para atrás en el ultimísimo momento.

Gilbert se quedó en 2010 con un equipo envejecido y sin buenas rondas de draft por intentar retener a un LeBron que se acabó marchando a Miami. Y no quiere que se repita la situación. Así que no quiere soltar el pick de los Nets y tiene a media plantilla (Frye, Shumpert, JR Smith, Tristan Thompson…) descontentos porque están en todos los rumores de traspaso. Y malencarados con un Isaiah que está, dicen, mucho más cerca del propietario que de sus compañeros. Y a todo esto, Kevin Love no volverá en ningún momento de las próximas siete semanas. El jueves, una vez que se cierre el mercado y sepamos qué han hecho los Cavaliers, podríamos empezar a tener respuestas verdaderamente rotundas. Hasta entonces, todo son sensaciones… y estas no pueden ser peores en la tierra (The Land).

0 Comentarios

Normas Mostrar