Competición
  • Premier League
  • Serie A
  • Hoy en As

Clemens y Bonds, nuevamente fuera de Cooperstown

MLB

Clemens y Bonds, nuevamente fuera de Cooperstown

Clemens y Bonds, nuevamente fuera de Cooperstown

AP

Los dos súper astros de Grandes Ligas, asediados por la sombra de los esteroides, no alcanzaron los votos suficientes para el Salón de la Fama.

Estados Unidos

El Salón de la Fama del Béisbol tiene a partir del miércoles cuatro nuevos residentes permanentes. Jim Thome, Vladimir Guerrero, Chipper Jones y Trevor Hoffman son, sin duda, miembros dignos del recinto de los inmortales. El único detalle es que no eran los mejores cuatro jugadores en la boleta de 33 candidatos.

Esa distinción pertenece aún al líder de cuadrangulares de todos los tiempos, Barry Bonds, y al máximo ganador del premio Cy Young en la historia, Roger Clemens, quienes nuevamente se quedaron sin el máximo reconocimiento a una trayectoria plagada de éxito al estar cubiertos casi por completo por la sombra de los esteroides.

Para nadie es secreto que Bonds y Clemens eran jugadores dignos de Cooperstown incluso antes de que sus cuerpos cambiaran drásticamente, sus números alcanzaran alturas insospechadas y su rendimiento permaneciera intacto mucho después del umbral de máximo esplendor del pelotero promedio. Sin embargo, los múltiples reportes de uso de sustancias prohibidas, los números que respaldan las sospechas y una personalidad que no era del agrado de muchos votantes tienen a Bonds y a Clemens aún lejos de llamarse inmortales.

Con el paso de los años, ambos han ido ganando la simpatía de los votantes. Bonds, quien terminó su carrera con 762 vuelacercas, ha incrementado en casi 20 puntos su porcentaje de votos desde que apareció por primera vez en las papeletas en 2013 con un 36.2%, hasta lograr 56.4% en las votaciones reveladas el miércoles. El progreso de Clemens, noveno en la historia con 354 triunfos y tercero con 4,672 ponches, ha sido prácticamente idéntico con un 37,6% en 2013 hasta el 57.3% de este año.

Para empeorar sus candidaturas futuras, en ambos casos, sus credenciales parecen haber perdido tracción y no les queda mucho tiempo para revertir la tendencia.

Ambos peloteros están en su sexto año de elegibilidad y solo tienen cuatro años más para alcanzar el 75% de preferencias que abre las puertas de Cooperstown. Sin embargo, durante el último año los dos ganaron apenas alrededor del 4% y, a ese ritmo, la única forma en que ingresarán al Salón de la Fama es con un boleto en la mano como el resto de los visitantes.

Su mayor progreso se registró hace un par de años, cuando se redujo el número de votantes, y la selección de otros peloteros que habían creado cierta percepción de utilizar sustancias prohibidas. Pero conforme esos candidatos se agotan, también las posibilidades de dos de los máximos símbolos de su generación: la era de los esteroides.

0 Comentarios

Normas Mostrar