La fuerza de un equipo de romanos

La fuerza de un equipo de romanos

Ni Barcelona, ni Real Madrid han conseguido doblegar al Celta en apenas 72 horas. Incluso haciendo rotaciones (Unzué presentó cinco cambios) los vigueses fueron capaces, no sólo de plantarle cara, sino poner contra las cuerdas al vigente campeón de España, de Europa y del mundo. Casi nada. Y lo hizo a base de fe, ganando todas las pequeñas batallas a través de intensidad. Si había un balón perdido, hasta Zidane sabía que lo ganaría el que vestía de celeste. Y a eso sumémosle la calidad de futbolistas como Aspas o Wass. Menudo golazo del danés, que no paró de correr en todo el partido.

El mejor ejemplo del gran despliegue físico celeste fueron sus laterales. Mallo y Jonny, dos productos creados en A Madroa, expropiaron las bandas de Balaídos. Los de blanco tenían prohibida la entrada y ni querían aparecer por allí. El premio fue un punto, quizás escaso para los méritos.

0 Comentarios

Normas Mostrar