El Deportivo despide la temporada con una sonrisa

DEPORTIVO 3 - LAS PALMAS 0

El Deportivo despide la temporada con una sonrisa

El Deportivo despide la temporada con una sonrisa

EFE

Andone (2) y Carles Gil marcaron antes del descanso. Último partido de Quique Setien en un Las Palmas que acabó con diez por expulsión de Hernán. Riazor acabó haciendo la ola.

El Depor, una vez conseguida la permanencia la pasada jornada, se había propuesto despedir su horrorosa temporada con una alegría. Y lo logró con solvencia ante un Las Palmas que cierra la campaña con un nuevo partido pleno de indolencia. Es el triste adiós de un Quique Setién que maravilló en los inicios, pero que perdió el timón hace ya varios meses.
Bien sea por tener la salvación en el bolsillo, por las ganas de agradar a la afición o por la falta de presión, el Depor tardó un suspiro en encarrilar la victoria. Cuatro minutos fue el tiempo que necesitó Andone para aprovechar el enésimo regalo en la salida de balón que ha hecho a sus rivales la zaga canaria esta temporada.

A partir de ahí, los coruñeses amplificaron su repliegue y comenzó un rondo inocuo de Las Palmas de casi media hora. Toque, toque y toque sin peligro hasta que Andone rompió el partido con una cabalgada desde su propio campo. Dos ocasiones, dos goles. Y luego llegó el tercero, esta vez con un error de Raúl Lizoain para que Riazor sonriese por fin.
El segundo acto fue más de lo mismo, con la diferencia de que Andone rebajó su efectividad evitando que el castigo a Las Palmas, que jugó los últimos diez minutos con uno menos por la expulsión de Hernán, se convirtiese en paliza. La buena noticia para los canarios es que esto se acabó y que la base para la próxima temporada es sólida y de calidad. Para el Depor, que escaló un puesto por la derrota del Leganés, ver como Andone cierra la temporada con una docena de goles, que Mel puede estructurar este equipo y que la idea de intentar retener a Ola Jonh es buena. La tarde fue tan buena que hasta el debutante Roef brilló y Carles Gil marcó su primer tanto de la temporada.

Paralelamente se disputó otro partido entre los ‘Riazor Blues’ y el resto del estadio, perdido por goleada por los primeros. Cada grito al equipo, a jugadores en concreto, al Consejo o a Tino Fernández era contestado con una sonora pita. La batalla duró hasta el 30’, el minuto anunciado por los ‘Blues’ para abandonar el estadio. Esta vez hubo aplausos de un Riazor que se agradeció quedarse sin su presencia en las gradas demostrando que una cosa son las redes sociales y otra, el senado de los socios en el estadio. Tanto, que la afición acabó haciendo la ola.

0 Comentarios

Normas Mostrar