Competición
  • Premier League
  • Serie A
  • Hoy en As

El Barcelona cruyffista recurre al espíritu de Tenerife para el Celta vs Real Madrid

BARCELONA

El Barcelona cruyffista recurre al espíritu de Tenerife para el Celta vs Real Madrid

Barcelona

FERNANDO ZUERAS

DIARIO AS

Los optimistas de las Ligas de los 90 todavía creen en el milagro. A Luis Enrique le quedan seis jugadores de su época en Vigo.

"¿Confía en el cuarto título?”. “Siempre”. Johan Cruyff, un optimista convencido, contestó así a pie de banquillo a Canal Plus, que antes se podía, un minuto antes de que arrancase la última jornada de la temporada 93-94. El Barça ganó entonces su tercera Liga, cuarta consecutiva, en el último partido. Era el final definitivo de una época oscura y de complejos. Era un Barça nuevo, de colores. Entregado como está hoy a la suerte del Real Madrid, nostálgicos, cruyffistas y barcelonistas de aluvión, en fin, se agarran a aquel desenlace mágico en favor de sus intereses para pensar que la Liga aún es posible.

En Barcelona existe esa versión romántica que cree en el milagro. Sport no sólo tituló ayer su portada “Neymar y hasta el final”. También destacó el mensaje del vestuario (“no fallaremos más”). L’Esportiu mientras dejó un enigmático “continuará” con vistas al próximo domingo. Los generalistas tampoco se rinden. El Periódico aseguró que el Barça “ganó como un campeón”. El argumento de La Vanguardia fue menos optimista: “Neymar alarga la agonía”. Es el momento, pues, de levantar piedras para encontrar amigos. Y la primera ciudad hermana para el Barça es Vigo.

Allí entrenó Luis Enrique en la temporada 2013-14, justo antes de convertirse en el sucesor de Martino. De aquel curso todavía quedan seis futbolistas en el Celta. Curiosamente, toda la columna vertebral de la defensa. Los porteros Sergio Álvarez y Rubén, los laterales Hugo Mallo y Jonny, y los centrales Cabral y Fontás. Fontás, además, es un hijo de La Masia. Su debut con la camiseta del Barcelona se produjo el 31 de agosto de 2009 a las órdenes de Guardiola en un Barça-Sporting. Fue el mismo Luis Enrique el que, cuando Zubizarreta decidió después de su cesión en el Mallorca que no se podía prolongar más su estancia, le reclutó para el Celta.

Cualquier motivo cruyffista para seguir creyendo que la Liga es posible.

0 Comentarios

Normas Mostrar