BOXEO

La española Joana Pastrana, de luchar con hombres a hacerlo por el Europeo

Joana Pastrana posa en la presentación de la velada del Campeonato de Europa de Boxeo en el Palacio de Vistalagre.

FELIPE SEVILLANO

DIARIO AS

Es la única española profesional del peso mínimo, lo que hace que para preparar su combates tenga que hacerlo con hombres. El viernes, por el Europeo.
New York Yankees – Boston Red Sox, cómo y dónde ver; horario y TV Online

La vida de un boxeador en España es dura. La inmensa mayoría de los púgiles que encandilan a la afición en cada velada debe compaginar el duro entrenamiento con el trabajo. Esa dificultad se eleva a la enésima potencia si se habla de boxeo femenino. En esa situación se encuentra Joana Pastrana (8-1, 3 KO), quien pelea este viernes para convertirse en la primera campeona de Europa del peso mínimo. La madrileña ha encontrado la viabilidad económica antes de su asalto al EBU, gracias a un patrocinador que le permite dedicarse en exclusiva al boxeo. La tranquilidad que ha ganado es grande, pero sus preparaciones nunca son sencillas.

Pastrana marca en la báscula 47,6 kilogramos antes de cada pelea, lo que hace complicado encontrar rivales y compañeras para entrenar. De hecho, en España es la única boxeadora en esa categoría, lo que dificulta todo. “Cuesta mucho que lleguen las oportunidades, la del Europeo ha llegado después de mucho trabajo. Me hubiese gustado hacer un Nacional antes, pero no tengo contra quien disputarlo. Por eso hemos dado este salto, pero no significa que no esté preparada, ni que no haya trabajado suficiente para el reto que nos viene”, asegura.

La dificultad para encontrar rivales se hace mayor a la hora del entreno, lo que le lleva a realizar las sesiones de sparring, la mayoría de las veces, con hombres de mayor peso. “Ha habido peleas que he preparado sin hacer sparring con ninguna mujer. La mayor parte de las preparaciones las realizo con hombres de más peso que yo”, relata. La diferencia de tamaño es clave a la hora de pelear, lo que añade un plus en sus entrenamientos, aunque durante ellos las sensaciones son contradictorias.

Es un poco frustrante. Una preparación para un combate es muy dura, en el sparring estás un poco mermada por todo trabajo que llevas detrás, pero en esas sesiones lo das todo. Hay momentos en los que desde tu perspectiva se está produciendo un intercambio de golpes brutal, y realmente al compañero no logro ni siquiera moverle la cabeza. Frustra en el momento, pero cuando llego a casa lo pienso y saco el lado positivo. Ese entrenamiento me va a hacer llegar más fuerte al combate, donde sí pelaré con alguien de mi tamaño y arrasaré”, reconoce confiada la madrileña.

Inaugurar el Europeo del mínimo hace especial ilusión a Joana Pastrana

Pese a su corta carrera profesional, Pastrana vive la segunda oportunidad de levantar un cinturón. La primera fue en Alemania, por el título Silver del Consejo Mundial de Boxeo, pelea para la que fue avisada sólo 10 días de antelación y en la que se fracturó el segundo metacarpiano de su mano derecha. Ahora es diferente, reconoce la madrileña. “Tuve la oportunidad de llamar a la puerta del boxeo mundial, pero la ocasión llegó muy rápido y no pude disfrutarla. Esta ocasión es la definitiva, llamaré a la puerta para arrasar”.

Poder grabar su nombre como la primera campeona del peso mínimo hace especial ilusión a Pastrana, quien espera iniciar el camino para seguir potenciando el pugilismo femenino. “Me hace mucha ilusión poder ser la primera campeona de Europa de mi peso. Uno de mis objetivos en este deporte es marcar retos a las que vengan detrás de mí, que me pongan como referente para alcanzar mis objetivos”, concluye.

0 Comentarios

Normas Mostrar