Estás leyendo

Aaron Hernandez es inocente en caso de doble homicidio

NFL

Aaron Hernandez es inocente en caso de doble homicidio

Aaron Hernandez es inocente en caso de doble homicidio

Stephan Savoia

AP

El ex tight end de los Patriots fue absuelto pero eso no altera su condena previa de cadena perpetua.

Después de seis días y 37 horas de deliberaciones por parte del jurado, Aaron Hernandez pudo finalmente liberar lágrimas de alivio al ser absuelto por el caso de doble homicidio de 2012. El llanto de los familiares de las víctimas _ Daniel Abreu y Safiro Furtado _ por otro lado, fueron de impotencia.

Pero eso no significa que el ex tight end de los New England Patriots pueda aspirar a la libertad. Todo lo contrario, a la cadena perpetua de Hernandez por el homicidio de Odin Lloyd en 2013, se le agregaron cuatro años más al ser encontrado culpable por el cargo de posesión ilegal de un arma de fuego.

El caso contra Hernández, acusado de balear a las dos víctimas desde un auto, estaba basado en el argumento de que Hernández sintió que le faltaron al respeto al derramarle accidentalmente un trago durante un incidente en un club nocturno. Una ofensa que en muy pocos casos alguien se cobraría con la vida del perpetrador.

Más importante aún, la fiscalía presentó como testigo estrella a Alexander Bradley, un confeso traficante de drogas y ex amigo de Hernández, quien actualmente cumple una sentencia de cinco años por otra balacera en otro centro nocturno. Si alguien encuentra un testigo menos creíble, me gustaría conocerlo.

La defensa de Hernández apuntó que fue Bradley el que accionó el gatillo esa noche debido a un malentendido en un negocio de drogas.

El exjugador, que unas seis semanas después de la muerte de Abreu y Furtado firmó un contrato por seis años y 40 millones de dólares para permanecer con los Patriots, lanzó una mirada de aprobación a su prometida Shayanna Jenkins, una vez que se emitió el veredicto, un día después de que Hernandez dejara al descubierto sus emociones con la visita de su hija de cuatro años de edad en el tribunal, a quien le mandó un beso.

El veredicto pone en duda el argumento de la fiscalía en el caso de la muerte de Odin Lloyd, el cual un juez prohibió mencionar durante el proceso de Abreu y Furtado. En aquella ocasión acusaron a Hernández de asesinar a Lloyd, quien en ese momento era novio de la hermana de Jenkins, para mantenerlo callado porque sabía los detalles del homicidio de 2012.

“(Hernández) es un joven muy bueno que se juntaba con un tipo muy malo”, dijo uno de los abogados del exjugador, Ron Sullivan, en referencia a Bradley.

“Al menos no saldrá caminando por esa puerta”, se consoló uno de los familiares de la víctima.

La fiscalía afirmó que no buscará acusar a Bradley del crimen, pues aseguran que ya juzgaron a la persona indicada y que toda la evidencia apuntaba “inequívocamente” a Hernández.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar