Jovetic fue demasiado para el Eibar en el Sánchez Pizjuán

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Sevilla

29' Sarabia

45' Sale Mercado entra Mariano

58' Sale Ben Yedder entra Vitolo

65' Escudero

68' Mariano

69' Sale Nasri entra Kranevitter

90' Vitolo

Eibar

61' Arbilla

64' Fran Rico

66' Sale Adrián entra Bebé

66' Sale Arbilla entra Luna

83' Capa

81' Sale Rubén Peña entra Nano

SEVILLA 2 - EIBAR 0

Jovetic fue demasiado para el Eibar en el Sánchez Pizjuán

Jovetic fue demasiado para el Eibar en el Sánchez Pizjuán

AFP

Sólo el ingenio del montenegrino tumbó a los armeros. Dio la asistencia de los dos goles a Sarabia y Vitolo. El Sevilla duerme segundo.

Como venía debidamente subrayado en el libro de instrucciones de la previa, el Sevilla pasó las de Caín para roer ese hueso que es el Eibar, un equipo que se le subió a las barbas y que no fue capaz de quitarse encima en todo el partido. Sólo un desajuste defensivo que castigó Pablo Sarabia, admirable su temporada como jugador número doce, y el descabello final de Vitolo derritieron finalmente a los de Mendilibar.

El Eibar fue un equipo altamente indigesto para el método Sampaoli. El Sevilla, que duerme la noche en el segundo puesto de la Liga, no se pudo quitar de encima la presión del rival en toda la primera parte.

Para ganar, por tanto, el Sevilla, sin estilismos y con pragmatismo acabando con clichés equivocados que se colocaron al inicio de la etapa Sampaoli, tuvo que bajar a la mina. El partido fue un dolor de muelas que amenazaba con el 0-1 hasta que Jovetic se puso al mando de las operaciones. El montenegrino jugó con liderazgo, una cualidad imprescindible en una noche en la que Nasri se fue con molestias y no lució, Franco Vázquez desapareció (se está quedando sin gasolina el Mudo) y Vitolo fue reservado para el Leicester y el derbi.

Si se puede decir algo positivo del Sevilla es que supo sufrir, porque el Eibar, como anunció Mendilibar, creyó siempre en sacar algo.

Pero la munición final estaba en el banquillo local. Vitolo jugó media hora de alto nivel. Le dio oxígeno al Sevilla, posesión y un sitio para descansar: el costado derecho, donde se apoyó bien en Mariano que también firmó una buena segunda parte. Después de perdonar la sentencia en tres ocasiones (Nzonzi al pase del mismo Vitolo, el canario con una volea fácil que tiró fuera y Jovetic que ya estaba sin oxígeno), el partido se cerró en el descuento con un gol agónico del jugador bandera del proyecto que permite al Sevilla seguir su paseo por las nubes en la Liga antes del derbi.

0 Comentarios

Normas Mostrar