''El Bernabéu debería ser la catedral del fútbol español''

Es de pandereta. El circo sigue. Cada vez que hablan demuestran un espíritu pequeño y menguante.

Rozan la ridiculez. Pero vamos hombre, que no pasa nada, a veces se gana y a veces se pierde.

Si Bernabéu estuviera en pie, recibiría a las dos aficiones, se pondría en medio del palco y no tendrían ningún problema en disfrutar de la final de la Copa cada año, porque el fútbol es una fiesta.

¿Cómo que están en obras? ¿Los lavabos también? Seguimos pensando y viendo el mundo por una mirilla pequeña.

El Real Madrid y el Bernabéu deberían ser el Wembley de Inglaterra. La catedral y la capital del fútbol, al menos, una vez al año. Algunos años el Madrid irá a la final y en otros no. ¿Pues vale pero por qué nos queremos preocupar tanto?

Debería ser la fiesta de la Copa del Rey (como lo hacen en el baloncesto), no el fin de semana del miedo o de "no queremos que esto pase en nuestra ciudad".

Mis dos últimas finales de la Copa fueron en Valencia, nos reímos y perdimos: golazo de Cristiano de cabeza y arrancada de Bale en la que Bartra se quedó mirando las flores de la banda. Pues vale, ya ganaremos en otra ocasión. Se felicitó al Madrid y a otra cosa mariposa.

El fútbol es una excusa y una herramienta deportiva para unir amigos, risas, banderas y cervezas o ice teas. No es nada más y nada menos que eso.

Los que lo quieran utilizar para sembrar odios, insultos y peleas, que escojan otra razón (aunque no hay nunca ninguna) y que nos dejen en paz.

Que piensen en grande, que sean integradores y que reciban a los dos finalistas que toquen ese año con una sonrisa, que para eso están en la capital y que, por favor, se alegren mucho si el Barça pierde la final.