CHAMPIONS LEAGUE

Los amaños en la Champions League apelando a la ciencia

La Vanguardia, un medio catalán, mantiene que "la probabilidad de que el resultado de los dos últimos años sea fruto del azar es inferior a una entre 4.000".

Imagen del sorteo de la Champions.
Jesus Rubio DIARIO AS

El medio catalán La Vanguardia ha llevado a cabo un estudio en el que se preguntan si es "¿Fruto del azar o de la manipulación? que al Barcelona le toque la joyita y al Real Madrid la maría". Así, se han basado en "los físicos que buscan partículas en el CERN" para llevar a cabo un estudio de datos.

Según explican, para analizar el último sorteo "se empieza con un sencillo cálculo de probabilidad. Si dos de los cinco posibles rivales del Barça eran joyitas (PSG y Bayern), la probabilidad de que tocara uno de ellos en el sorteo era de dos sobre cinco: un 40%. Si dos de los cinco posibles rivales del Madrid eran marías (Nápoles y Leicester), la probabilidad de que le tocara uno de los dos también era del 40%. La probabilidad de que les tocara de manera consecutiva era de un 40% del 40%. Es decir, de un 16%". 

Continúan analizando los sorteos de la temporada pasada, donde "al Madrid le tocó la Roma, que venía de perder por 6 a 1 contra el Barça en la fase de grupos y era la maría junto al Gante. La probabilidad era de dos (Roma o Gante) entre siete. ¿Cuál es la probabilidad de que estos tres resultados del sorteo se den de manera consecutiva uno tras otro? Basta con multiplicar los tres resultados. Una entre seis, por una entre catorce, por dos entre siete. Total: una entre 294".

En el medio catalán no consideran como una "maría" de octavos en la temporada pasada al Dynamo de Kiev, al Zenit o al Wolfsburgo. 

En el artículo de La Vanguardia se remontan al año anterior y sentencian que "la Champions en la que el Barça ganó la final de Berlín tras superar a un coco tras otro en las eliminatorias previas. Y recordar que al Madrid, en semifinales, de los tres rivales posibles, le tocó el más asequible (la Juventus), y una vez más con la vuelta en casa. Por lo tanto, una entre seis para aquella semifinal. La probabilidad de que todo esto haya ocurrido de manera consecutiva hasta el emparejamiento con el Nápoles en el último sorteo baja a una entre 4.410 (que es el resultado de multiplicar una entre seis por una entre 735). Para afirmar de manera categórica que se ha hecho un descubrimiento, los físicos exigen lo que en estadística se llama una desviación estándar de cinco sigmas. Para los profanos, esto equivale a una posibilidad entre 3,5 millones según Mario Martínez. Pero “a partir de tres sigmas consideramos que hay indicios para empezar a preocuparnos”. Tres sigmas equivalen aproximadamente a una posibilidad entre 750. Lo que les ha ocurrido al Madrid y al Barça en estos dos últimos años en los sorteos de la Champions no llega ni de lejos a los cinco sigmas que harían falta para afirmar que hay manipulación. Pero supera con creces los tres sigmas para sospechar que hay indicios de manipulación".