MUNDIAL DE CLUBES

El Real Madrid con más que un título en juego: millones, récords...

La conquista del Mundial de Clubes recompensaría al Real Madrid con algo más que otro trofeo: un considerable pellizco económico, la consecución de un triplete o dos récords.

El francés Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid, da la charla técnica a sus jugadores antes de la prórroga del partido ante el Atlético de Madrid de la final de la Champions de 2016, duelo que acabó siendo la Undécima Copa de Europa de los blancos.

A menudo desprestigiado, y no sin motivos, el Mundial de Clubes guarda más de un incentivo para el Real Madrid. El triunfo ante el peculiar Kashima se traduciría en la celebración de un triplete, batir dos nuevos récords e ingresar un buen montante monetario.

Triplete

El Madrid está en los preliminares de lo que podría ser la reedición del triplete de 2014, entonces conseguido con Ancelotti al mando: Champions contra el Atlético, Supercopa europea contra el Sevilla y Mundial de Clubes. Un triplete de menor postín que el tradicional (Liga, Copa y Champions), pero no por ello desdeñable.

El premio final englobaría tres títulos en un año natural, este 2016 que se acerca inevitablemente a su fin y que acabaría resultando de ensueño para un Real Madrid que hasta Zidane vivía inmerso en pesadillas y malos augurios.

Campeón de campeones

Mientras que la hegemonía europea del Real Madrid es incuestionable, la mundial sí está más reñida. El club blanco opta a sumar su quinto título mundial (alzó tres veces la Intercontinental y haría lo propio en dos ocasiones con el Mundial de Clubes de vencer al Kashima), uno más que el Milan. Además, lo lograría habiendo alcanzado siete finales, mientras que los milaneses se quedarían con un entorchado menos habiendo disputado una final más.

El Barça, con tres, está en el grupo perseguidor, compartiendo número de trofeos con Bayern, Inter, Boca Juniors, Sao Paulo, Nacional de Montevideo y Peñarol.

El récord de Capello

El Madrid de Zidane parece haberle cogido el gusto a batir récords a medida que va acercándose, cuando no conquistándolos, a los títulos. Tras el muy sonado de Beenhakker, ahora puede dejar atrás el de Capello: con el italiano, los blancos empezaron la 1996-1997 con 25 partidos sorteando la derrota. El de Zizou igualó la marca frente al América (también registrando 18 victorias y siete empates) e imponiéndose este domingo sellaría, tras 26 encuentros invictos, la mejor racha de apertura de curso de siempre del club madridista.

4,78 millones de euros

Pero hay más que alicientes deportivos: en un fútbol en el que el dinero sigue siendo la respuesta a casi cualquier pregunta, un torneo como el Mundial de Clubes tenía que tener un apetecible botín. En concreto, 4.784.025 euros. Esa es la cifra que metería en la buchaca el Real Madrid de llevarse la final. Esto es: cerca de cinco kilos por ganar dos partidos.