RIVAL BARCELONA

El PSG debe recuperar al mejor Di María para crecer

Un clásico de las últimas ediciones. Una plantilla notable y un técnico que necesita todavía tiempo. Di María no anda bien. Cavani sí está en estado de gracia.

Barcelona y PSG volverán a enfrentarse un año más en Champions. Emery está al frente de un equipo francés que necesita más tiempo. Aún así, un equipo con jugadores de la talla de Cavani o Di María arriba puede dar un susto a cualquiera.

Nunca debería haber estado el PSG en el bombo de los segundos. El empate inesperado contra el Ludogorets en la última jornada le relegó a una posición que parecía improbable que ocupara tras empatar en Londres ante el Arsenal. Fue un castigo para un equipo que no termina de arrancar. Le está costando a Emery encontrar el camino adecuado. Dominador absoluto en Francia, el PSG dejó los mandos al técnico español para conducir al equipo a lo más alto de Europa. Aterrizó con el objetivo de validar el gasto multimillonario de los petrodólares qataríes (559 millones de euros gastados) y esquivar, por fin, el aire de proyecto artificial que libera. Tuvo un inicio prometedor, conquistando la International Champions y la Supercopa francesa.

Las dudas llegaron después. Está tercero en la Ligue 1 cuando ya casi se ha llegado al ecuador del campeonato. Sorprende su clasificación. La renovación, mínima pero evidente, de la plantilla junto al trabajo insistente de Emery auguraba resultados positivos. Los fichajes Meunier, Krychowiak, Ben Arfa y Jesé (fallidos, por ahora, estos dos últimos) debían dar un salto de calidad a un grupo para superar la ausencia de Ibrahimovic. Sin embargo, el entrenador español no acaba de acertar con su plan, intercambiando la disposición sobre el terreno de juego (4-3-3 o 4-2-3-1) en función del rival. El debate en Francia oscila sobre la conveniencia de un sistema u otro.

Se espera, no obstante, una reacción nítida. Nombre por nombre, presenta una plantilla extraordinaria. Areola se ha erigido en el vencedor en el pulso por la portería relegando a Trapp. No termina de convencer su rendimiento. Tampoco andan demasiado finos ni Thiago Silva ni Marquinhos. Di María, alejado del centro, es otro futbolista muy por debajo de su nivel. Arriba es diferente. Cavani se ha adjudicado todos los galones ofensivos tras la marcha de Ibrahimovic. El uruguayo suma ya 22 goles. También Lucas ha dado un paso al frente. Una dinamita que quiere estallar en Europa.

Fortalezas

-Dos caras. Puede ser un equipo ofensivo, con futbolistas como Matuidi o Rabiot en la medular y un mediapunta más puro como Ben Arfa, o bien apostar por un trivote posicional (Motta, Krychowiak y Verratti). Alternativas que le hacen más fuerte.

-Arsenal ofensivo. Desde los laterales con Meunier o Kurzawa (debería imponerse a Maxwell) hasta la zonas más adelantadas con Di María, Lucas, Matuidi, Cavani... Mucha pegada.

Debilidades

-Fallos individuales. Muy perseguido por errores propios. Los partidos ante Montpellier y Ludogorets evidencian este contratiempo.

-Discontinuo. Había pecado estos años de irregularidad, capaz de cuajar grandes partidos y de dilapidar su patrimonio en otros. No lo ha corregido todavía.

Estrella: Ángel Di María (Argentina, 28 años)

Planifica tu viaje y no te quedes sin tu hotel para el partido, consulta disponibilidad aquí y haz tu reserva.