Chivas

Los cinco fichajes “bomba” que no detonaron para Chivas

Gullit Peña no terminó por consolidarse en el Rebaño Sagrado y el club lo mandó de regreso al León en calidad de préstamo.

Chivas

Carlos Peña

Durante varios mercados de fichajes, Guadalajara intentó hacerse con los servicios de Gullit. Cuando lo consiguió, la afición se ilusionó, sin embargo, la conexión del jugador nunca se dio e incluso gradualmente los aplausos y porras se convirtieron en abucheos y reproches, al punto que el club anunció que el atacante regresará al León en calidad de préstamo.

Ángel Reyna

Después de naufragar por diversos equipos, tuvo un excelente Apertura 2013 en Veracruz donde se adjudicó ocho dianas, por eso en 2014, el Rebaño Sagrado lo compró. El problema fue que desde el inicio demostró que le costó la adaptación y tardó más de un torneo (18 jornadas) para estrenarse como romperredes.

Cuando parecía que Reyna ya se estaba consolidando en el grupo, empezó a sacar su problemático carácter el cual colmó la paciencia de la directiva que lo mandó a la Tercera División; pese a que Matías Almeyda intentó “rescatarlo” al final el ariete terminó su contrato prematuramente.

Aldo de Nigris

Durante el período 2012-13 fue de los mejores atacantes de México, siendo el Clausura 2013 cuando firmó ocho tantos con Monterrey. Chivas lo compró en junio de 2013. Entre falta de puntería y lesiones, el artillero nunca pudo ser el referente ofensivo y acabó por salir en 2015.

Oswaldo Alanís

Mientras estaba en Santos Laguna, el defensa era seleccionado nacional e incluso se perfilaba para agrandar la legión de mexicanos en Europa; empero su cambio a la escuadra rojiblanca le pasó factura, ya que los problemas físicos no dejan de aquejarlo y por ende su participación en Liga fue nula en el Apertura 2016.

Luis Pérez

En 2012 era el capitán de los Rayados, el mediocampista gozaba de sus mejores momentos, pero su traspaso al Guadalajara no resultó como lo esperaba, ya que bajó su rendimiento e inició el declive de su carrera que lo obligó a pasar sin pena ni gloria por Querétaro, Chiapas y un retorno poco afortunado con la Pandilla.