ACCIDENTE EN COLOMBIA

Otras tragedias aéreas que sacudieron al deporte

El accidente del avión del Chapecoense cuando se dirigía a disputar la final de la Copa Sudamericana es el último de una larga lista de accidentes aéreos que salpicaron al mundo del deporte.

Última hora del accidente de avión

El accidente del avión en el que viajaba el Chapecoense para disputar la final de la Copa Sudamericana es el último de una larga lista de incidentes aéreos en la que se han visto implicados varios deportistas o equipos deportivos. Aquí repasamos algunos de los episodios más trágicos de deportistas o clubes que se vieron afectados en accidentes de aviación.

"Il Grande Torino" se estrella en Superga

El 4 de mayo de 1949, el avión que trasladaba al Torino después de disputar un partido en Lisboa ante el Benfica se estrelló a causa de la niebla contra el muro de la basílica de Superga. El impacto dejó 31 muertos, la mayoría de ellos jugadores del Torino. Entre las víctimas destacaban varios fijos en la selección italiana de la época como el portero Valerio Bacigalupo, los hermanos Aldo y Dino Ballarin, el talentoso Valentino Mazzola, el entrenador del equipo, Egri Erbstein y miembros de la directiva del equipo y periodistas que acompañaban al Torino. No hubo supervivientes en el accidente.

Múnich impidió que disfrutásemos de los Busby babes

El 6 de febrero de 1958, el avión en el que regresaba el Manchester United tras disputar la vuelta de cuartos de final de la Copa de Europa ante el Estrella Roja de Belgrado hizo una parada en Múnich para repostar. Sin embargo, las condiciones de la pista, que se encontraba helada, provocó que el vuelo nunca llegase a su destino. 23 personas perdieron la vida entre periodistas, directivos, tripulación y futbolistas como Roger Byrne, Mark Jones y Duncan Edwards, que falleció varios días después a causa de las heridas. Al contrario que en Superga y al igual que en el caso del avión del Chapecoense, sí hubo supervivientes. 21 personas sobrevivieron al accidente, entre ellas el entrenador, Matt Busby, y jugadores de aquella plantilla como Bobby Charlton. Ambos ganarían la primera Copa de Europa para el Manchester United en 1968, diez años después del accidente.

El vuelo 548 de Sabena

El 15 de febrero de 1961 72 personas perdieron la vida después de que el avión se estrellase en las cercanías del aeropuerto de Bruselas-Zaventem. Entre las víctimas se encontraban 18 patinadores del equipo de Estados Unidos, que una semana después deberían haber disputado el campeonato mundial de patinaje artístico de Praga una semana después, evento que finalmente se suspendió por la tragedia.

El vuelo DC-9 de Dominicana de Aviación dejó sin voleibol a Puerto Rico

El 15 de febrero de 1970, un fallo en los motores propició que el avión cayera al poco de despegar. Fallecieron 102 personas, entre las que estaban la selección femenina de voleibol de Puerto Rico, o el boxeador dominicano Carlos Teo Cruz.

La tragedia de Los Andes

El 13 de octubre de 1972 se estrelló en la cordillera andina el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en el que viajaban 45 personas, entre ellos los jugadores del equipo de rugby Old Christians. 16 personas lograron sobrevivir al percance y al frío durante dos meses en los que llegaron a alimentarse de la carne de los pasajeros fallecidos para no perecer.

La tragedia de Okecie

El 14 de marzo de 1980, 87 personas fallecieron tras impactar con un foso al tratar de aterrizar en el aeropuerto Okecie de Varsovia. 22 boxeadores aficionados de Estados Unidos fallecieron en el accidente. Siete años después, el 8 de diciembre de 1987, el avión en el que viajaban 16 jugadores y el entrenador del Alianza de Lima cayó al mar.

Zambia se quedó huérfana de fútbol

El 27 de abril de 1993, los 30 ocupanmtes del avión de la Fuerza Aérea de Zambia mueren tras caer al mar tras despegar del aeropuerto de Libreville, en Gabón. En el aparato viajaban los 17 jugadores y el cuerpo técnico de la selección de fútbol de Zambia.

El hockey hielo, también afectado por las tragedias aéreas

El 7 de septiembre de 2011, los jugadores del Lokomotiv de hockey hielo perdieron la vida después de que su avión se estrellase en Yaroslav. A bordo del aparato viajaban 37 personas vinculadas al equipo y ocho tripulantes.

Otras figuras de deporte muertas en accidente de avión

Numerosos deportistas y personalidades destacadas del deporte han visto truncada su vida a causa de un accidente de avión. El gimnasta español Joaquín Blume, el doble campeón del mundo de Fórmula 1 Graham Hill, el piloto y creador del Rally Dakar, el francés Thierry Sabine, o el gimnasta francés Pierrick Charilas, (que viajaba en el vuelo de Spanair que se estrelló en Barajas en 2008), la campeona olímpica de natación Camille Mufat, el boxeador Alexis Vastine y la regatista Florence Arthaud (los tres fallecieron en un accidente tras el choque de dos helicópteros) son algunos de los deportistas que han perdido la vida en accidentes aéreos.