Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
At. Paranaense At. Paranaense APA

-

Atlético Mineiro Atlético Mineiro AMI

-

Liga Ascenso MX Apertura
Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Mineros Mineros MIN

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Atlante Atlante ATE

-

Liga Mexicana - Apertura
Masters 1000 Cincinnati
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
-
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
WTA Cincinnati
ashleigh_barty Ashleigh Barty Ashleigh Barty
-
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
-
madison_keys Madison Keys Madison Keys
-
sofia_kenin Sofia Kenin Sofia Kenin
-

Aspas lanzó el salvavidas para España en el mítico Wembley

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Inglaterra

8' Lallana

28' Sterling

26' Sale Lallana entra Walcott

30' Walcott

47' Vardy

46' Danny Rose

45' Sale Hart entra Heaton

45' Sale Gary Cahill entra Jagielka

64' Sale Sterling entra Townsend

66' Sale Vardy entra Rashford

78' Sale Danny Rose entra Cresswell

España

29' Íñigo Martínez

45' Sale Mata entra Aspas

45' Sale Vitolo entra Koke

55' Sale Thiago entra Ander Herrera

64' Aspas

63' Sale David Silva entra Isco

63' Sale Aduriz entra Morata

74' Carvajal

77' Sale Busquets entra Nolito

88' Aspas

95' Isco

INGLATERRA 2 - ESPAÑA 2

Aspas lanzó el salvavidas para España en el mítico Wembley

Iago Aspas rescató a España en Wembley con un golazo de bandera. Isco logró el gol del empate ante Inglaterra en el último minuto (95').

Getty Images

El céltico rescató a España en Wembley. La Selección evitó la derrota en seis minutos finales locos. Antes había sucumbido a la fiereza de Inglaterra.

En un duelo con dos perspectivas, España evitó de milagro un sopapo en Wembley. Inglaterra y el debutante Iago Aspas se tomaron aquello como una oportunidad. El resto de la Selección, durante demasiado tiempo, casi como una molestia.

La actitud lo determinó todo en el encuentro. Inglaterra entendió el partido como un punto en el que apoyar su reconstrucción, el inicio de una nueva era. España, como la parte menos noble de la semana FIFA, aunque la carga final, liderada por el debutante y con la compañía de los reservistas, le sirviera para salir vivo del trance.

Con Aspas empezó todo. Lo primero que recordará de su debut es el segundo gol inglés, que pareció darle carpetazo al caso. Lo último, seis minutos de furia colectiva de un equipo que acudió a su toque de corneta para poner a salvo su buen nombre.

No hay tratado de amistad aplicable a Wembley. España recibió la confirmación en un partido bravo, extremo en muchas ocasiones, jugado al límite del físico y de la ley. Un combate por la reputación sin otra cosa que repartirse. Lo bueno de duelos sin puntos es que en lugar de traumas dejan enseñanzas. La de Wembley es que el ensayo clínico, una defensa con tres centrales, aunque dos de ellos (Azpilicueta y Nacho) con velocidad de laterales, se viene abajo ante un adversario armado con cohetes.

En el mejor plató posible y ante un enemigo de primera fila, de los que cargan de autoridad en caso de victoria, Inglaterra se preguntó dónde diablos ha estado en los últimos cincuenta años. En ese medio siglo pocas veces jugó como ante España, con fiereza, método, conocimiento del rival y hambre. Fue un dolor de muelas, incluso cuando perdió a Lallana, que ocupa el papel jerárquico del que ha comenzado a bajarse Rooney.

España entró en el partido de nalgas. Una patada criminal de Vardy a Azpilicueta, en la que el colegiado miró hacia otro lado, le advirtió a la Selección de que allí iban a quemarse muchas calorías. Poco después, se vio por debajo en el marcador cuando Vardy le encontró la espalda a Íñigo Martínez y Reina tuvo que mandarle al suelo. Gol de Lallana y el principio de un calvario.
Lo entendió Lopetegui, que había partido con Carvajal y Vitolo como laterales de largo alcance y una zaga de tres con Azpilicueta, Íñigo Martínez y Nacho. Regresó a la defensa de cuatro ante la primera caída a la lona.

En desventaja y ante un adversario sobreexcitado España no tuvo en brazos de quién echarse. Southgate se aseguró de enjaular a Thiago y Busquets y le quitó la tracción a La Roja. No hubo noticias de Silva ni de Mata. Y menos aún de Aduriz, al que habían prometido otra cosa cuando le alistaron.

Enfrente, Southgate le echó cemento de verdad a una selección que se fue de Europa mucho antes que el referéndum del Brexit. Para coger seriedad hay que empezar por no ser una tragaperras, asegurar la frontera. Le cerró los caminos a España con un esfuerzo colectivo coordinado y se alargó con sus liebres, Walcott, Lingard y Sterling, que hicieron sufrir a la Selección, especialmente por los costados.

El gran cambio

No hubo tiempo al propósito de enmienda tras el descanso. Un cabezazo de Vardy fue el segundo azote, con Íñigo Martínez contemplando la escena. Otro revés para estropear el debut de Iago Aspas, que con el entusiasmo del debutante contribuyó a detener la hemorragia. Se ganó la medalla con su comportamiento valiente en aquel Vietnam. Silva estrelló en Heaton una jugada montada en cadena por todo el ataque nacional, acción simbólica que determinó el cambio climático. Lopetegui siguió tirando del hilo de los cambios. Koke, Herrera, Isco, Morata, Nolito... Con cada entrada España fue arrimándose más a Heaton, en un despertar tardío, con los ingleses haciendo ya inventario, bien armados en torno a Henderson, un capitán de verdad, el centro del universo de los de Southgate.

Aquel cambio de tendencia lanzó en picado a España, que encontró en Isco el lanzador que no había sido Silva. Él puso firma, en el descuento, a la carga dirigida por Aspas, autor del golazo de la esperanza. Su temperamento recordó que Wembley, territorio sagrado, merece más devoción. Lopetegui ya tiene un fijo para su próxima lista.

0 Comentarios

Normas Mostrar