REAL MADRID

'Casemiro Dependencia': el Madrid recibe el doble de goles sin él

Los blancos han encajado al menos un gol en los últimos diez partidos, los mismos en los que no ha jugado el brasileño, lesionado el 18 de septiembre...

'Casemiro Dependencia': el Madrid recibe el doble de goles sin él
LESZEK SZYMANSKI EFE

Zidane y el Real Madrid sufren lo que podríamos denominar el ‘Sindrome Casemiro’. Una patología cuyo principal síntoma es la facilidad con la que el equipo encaja goles en ausencia del mediocentro brasileño. Lo refleja la estadística. Sin Casemiro (sufrió una fisura en el peroné el pasado 18 de septiembre frente al Espanyol), el Madrid encaja el doble de goles. Esta temporada, Zidane ha podido contar con él en cinco partidos en los que ha recibido cuatro tantos, un 0,8 por encuentro. En los 11 encuentros en los que ha estado ausentes (diez por lesión y uno por descanso), los blancos han encajado 16 goles, es decir, más de un tanto por partido (1,5).

Un peso en el equipo es esa función de pivote por delante de la defensa que ya se vio la temporada pasada, tanto con Benítez como con Zidane. En la 2015-16, el Madrid encajó 0,6 goles por cada encuentro en el que participó el brasileño (22 dianas en 35 partidos) por los más de un tanto recibido sin él (10 en 17 choques).

Zidane no lo esconde: “No hay otro que juegue como Casemiro. Es un lío que sucedan este tipo de cosas”. Un lío que no sólo se está percibiendo en los goles recibidos, sino en el porcentaje de victorias, donde el balance pone en un pedestal a Casemiro. Con él en el mediocentro, el Madrid de Zizou (desde el 4 de enero) gana el 90% de los encuentros oficiales (de 20 encuentros ganó 18, empató, empató a cero ante el City y cayó en Wolfsburgo) y sin él, el 61% (13 triunfos, 7 empates y una derrota en 21 choques).

La fisura en el peroné del brasileño está siendo un auténtico dolor de cabeza para el técnico porque Casemiro es el único mediocentro puro del equipo y el único miembro de la plantilla que no tiene relevo natural. En su puesto han jugado Kroos, jugador reconvertido a esa posición y al que la exigencia del puesto hace que en ocasiones cometa graves errores de colocación, Kovacic como escolta del alemán o incluso Modric. Pero ninguno es el cinturón de seguridad que es Casemiro. En él vio la luz Zidane. Fue un flechazo repentino. Sólo así puede explicarse que en sus primeras ocho jornadas, sólo le diera a Casemiro 21 minutos de juego. Pero llegó el batacazo ante el Atlético en el Bernabéu (0-1) y el duro toque de atención de Zidane. “Hay que meter más la pierna”. En el partido siguiente, el brasileño fue titular ante el Levante y, desde entonces, ha sido un pilar para el francés. Ahí comenzó la racha de dieciséis victorias en Liga… que se rompió con su lesión. “Nos faltó intensidad”, lleva repitiendo Zidane en las últimas semanas, también en Varsovia, tras el patinazo ante el Legia. La misma queja que pronunció al caer ante el Atleti la pasada temporada. Cuando decidió apostar por Casemiro.