REAL MADRID

Hugo Sánchez: "El gol de Nacho fue la tijera perfecta"

Los goles acrobáticos fueron su seña de identidad. Para el recuerdo quedó el tanto de chilena al Logroñés el 10 de abril de 1988. Nadie mejor que Hugo Sánchez para analizar el golazo de Nacho a la Cultural...

Hugo Sánchez: "El gol de Nacho fue la tijera perfecta"
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Tuvo a la chilena y a la tijera como seña de identidad. "Era mi remate favorito", reconoce Hugo Sánchez (11 de julio de 1958, México D.F.), sexto máximo goleador de la historia del Real Madrid, con 207 tantos en 283 partidos. Para la historia quedó el gol de chilena que le hizo al Logroñés en el Bernabéu, el 10 de abril de 1988 y que cataloga como el mejor de su vida. Nadie mejor que él para analizar el golazo de Nacho a la Cultural Leonesa...

¿Vio el golazo de Nacho a la Cultural Leonesa?

Sí, me encantó. No hay muchos jugadores con esa facilidad, agilidad y elasticidad para hacer eso. Antes era más difícil ver rematar de esa manera tan espectacular. Yo era de los pocos que lo intentaba.

¿Los jugadores de su época eran menos atrevidos?

Los de ahora se atreven más porque tienen mejores facultades físicas. Sencillamente. Mire, Nacho es defensa y se sacó el gol del año. Él tiene esos genes que son tan importantes en el fútbol y que permiten desarrollar ese tipo de remates. Es como Ramos, que ha marcado goles impresionantes siendo el mejor central del mundo. Me vi reflejado en Nacho cuando hizo esa tijera. Y digo tijera, no chilena.

Explique la diferencia.

La chilena es cuando estás de espaldas a la portería, en una posición en la que no tienes visión directa hacia la meta. El gol que metí al Logroñés, por ejemplo, en el 88. Y la tijera es lo que hizo Nacho, ese salto a media altura o más elevado con la portería casi en horizontal.

¿Cómo es la ejecución perfecta de una tijera?

Nacho lo puede decir. La suya fue la tijera perfecta. Y fue gol. Desde que viene el centro uno debe tener en la cabeza lo que quiere hacer. Y no dudar. Tienes que levantar la pierna de referencia. Soy zurdo y en mi caso era la derecha. Luego haces el movimiento de la tijera. Lo importante es sincronizar los movimientos, ver la altura, la velocidad del balón, el efecto… Y ejecutar.

Así como lo describe es una obra de ingeniería…

"Me vi reflejado en el gol de Nacho, fue de Playstation"

Efectivamente. Es que el gol que hizo Nacho es de Playstation, sólo se puede hacer asiduamente en los videojuegos.

¿Se merece el Premio Puskas?

Es para considerarlo, claro que puede ser. Ese es un remate muy plástico. Sin duda, tanto la tijera como la chilena fueron mis remates favoritos. Marqué un gol parecido al de Nacho ante el Cádiz y el Valencia, jugando con el Madrid. También contra la Real con el Atlético.

¿Cuántos goles marcó así?

Bastantes. Treinta, cuarenta… Famoso fue uno de chilena en México, con el Pumas, ante el Atlante. Es el segundo más bonito que hice. El presidente del Atlante organizó una comida entre las dos plantillas como homenaje al gol. Me regaló un Rolex. Pero el que le hice al Logroñés en 1988 fue único.

¿En quién se inspiró a la hora de ejecutar sus famosas chilenas?

Al primero al que vi hacer la chilena fue a mi padre, Héctor. Yo tenía cuatro años y le veía ejecutar ese remate varias veces en las pachangas que jugaba con amigos. Él tenía más de cuarenta años ya… Un día le pregunté que cómo se llamaba eso que hacía y me dijo que chilena, porque el primero que lo hizo fue un chileno de origen español, Unzaga.

¿Su padre jugó al fútbol?

Fue delantero aunque no fue profesional. Era mecánico automotriz.

¿Cuándo empezó usted a entrenar el remate?

Casi de inmediato. De niño. Cogía la pelota y me iba a una reja. Empecé a rematar una vez, y otra, y otra… Me daba con el pavimento. De niño uno es más atrevido. Las repeticiones han sido claves para perfeccionar mi golpeo. Siempre me quedaba una hora después de los entrenamientos a hacer remates de todas las características. Es muy importante también el centro. James se la puso a Nacho muy bien.

¿Quién fue su mejor asistente?

Gol de chilena de Hugo Sánchez al Logroñés.

Tuve varios que me ponían los centros como si fueran con la mano. En la derecha estaban Michel y Chendo, y en la izquierda, Gordillo y Martín Vázquez. De Martín Vázquez fue el centro en el gol ante el Logroñés. Me la puso desde la izquierda, yo iba al segundo palo pero vi que el pase venía atrasado y tuve que irme hacia atrás. Esos pasos me sirvieron de impulso para elevarme. Tal y como me llegó, rematé al ángulo lejano y fue gol. El mejor gol de mi vida. El Bernabéu me gritó “¡torero, torero!” durante tres minutos. Pero con quien mejor me entendía era con Butragueño. Para ser delantero hay que un carácter especial.

¿Qué tipo de carácter?

Competitivo. Como el que tiene Cristiano. Cuando jugábamos y ganábamos, estaba contento; pero si ganábamos y yo metía algún gol, estaba feliz. Cristiano tiene ese hambre. Está contento cuando gana el Madrid, pero si el Madrid gana y él ha marcado algún gol, está feliz.

A Cristiano se le ve ansioso…

Los defensas le van conociendo. El marcaje es cada vez más severo.

En los últimos tiempos, Cristiano ha empezado a merodear el área tal vez para ahorrar esfuerzos...

Eso habrá que preguntárselo a Cristiano y al entrenador. Cristiano no es un delantero que se sienta tan cómodo como cuando arranca por banda. Siempre ha entrado en diagonal hacia el área. Pero de espaldas a portería se complica ya que sus características no son las de un nueve nueve. A pesar de eso es un delantero goleador extraordinario. Y ahora que llega el Balón de Oro, decir que claro que se lo merece. El año que ha hecho ha sido espectacular.

El que sí es un nueve es Morata. ¿Qué opinión tiene de él?

Me encanta Morata. Me gustan ese tipo de jugadores como él o Lucas Vázquez, atrevidos. Morata tiene las características idóneas para ser un jugador de muchos años en el Madrid. Ese sí que es un delantero nato, se siente ligero. Siente que hace el fútbol fácil y lo domina muy bien en esa posición. Sabe dónde colocarse, tiene intuición… No es el futuro, es una realidad.

Pero delante tiene a Benzema. ¿Cree que el francés está demasiado protegido?

No sé. Benzema mantiene su nivel de juego, tiene mucha clase, talento y esa capacidad e inteligencia para crear jugadas de peligro. Pero Benzema no es un delantero centro con ese instinto depredador que tiene Cristiano. Si gana el Madrid, Benzema está contento; si empata, pues no le afecta tanto; y si gana el Madrid con goles suyos, tampoco explota…

¿Se merecen Morata y Lucas Vázquez ser titulares?

Eso lo decide el entrenador. Él tiene que acomodar las piezas. El técnico debe tener la capacidad e inteligencia para sacar provecho a sus jugadores. Y lo está haciendo.

El que sí está justificando su titularidad es Bale…

Es una bestia, un portento físico, con potencia, capacidad de disparo y buen remate de cabeza. Es un jugador completísimo.

¿Cómo valora el papel de Zidane?

Lo está haciendo muy bien, mejorando en conceptos tácticos y estratégicos. Tiene el respaldo del presidente, la directiva y los jugadores. Y eso es clave. Cuando tienes buena química con los jugadores y las relaciones humanas son buenas, hay mucho camino andado. Zidane tiene ese cartel de lo que fue como jugador. Cuando sugiere algo a los jugadores, estos no dudan porque dicen: ‘Él ya lo hizo’. Lo más difícil en el fútbol es convencer a los jugadores y la mejor manera de convencerlos es con tus referencias. Esto ayuda mucho a pesar de no tener mucha experiencia como entrenador. Cuando pasen algunas temporadas adquirirá ese conocimiento y esa capacidad táctica que los jugadores ahora están supliendo con esa capacidad y talento. Como el que mostró Nacho.